J!Analytics

Buscador de noticias

Terminan las obras de la primera fase de restauración de la Iglesia de Híjar
Escrito por Violeta Amada   
Miércoles, 03 de Enero de 2018 00:00

Las obras de la primera fase de consolidación de la iglesia de San Antón de Híjar han finalizado. Se han invertido un total de 298.247,02 euros procedentes del Fondo de Inversiones de Teruel, un dinero que incluye el proyecto y la excavación arqueológica.

Mayte Andreu, directora general de Vivienda y Rehabilitación del Gobierno de Aragón,  explicó que “al estado de deterioro que se apreciaba a simple vista en la iglesia se constató graves daños estructurales”. Se realizó un estudio que incluía excavaciones arqueológicas, determinándose que los estribos de la iglesia estaban en una situación crítica.

El resultado de este estudio obligó a la modificación del proyecto aprobado, definiendo nuevas soluciones adaptadas a la situación real de la Iglesia, centradas en la estructura y la cubierta. Mayte Andreu explicó que se ha actuado para “la consolidación y reparación de arcos, muros y estribos con técnicas de reconexión exterior e inyecciones a baja presión del interior de las fábricas, la ejecución de una cubierta más ligera que garantice que todos sus elementos estén en un equilibrio estable, el refuerzo de la estructura del coro y la estabilización de la zona más crítica- el estribo del coro- mediante la ejecución de un tirante estructural”.

Además se restauró el alfarje,  que se ha dejado con una función meramente ornamental. Se realizaron inyecciones de resinas de poliuretano impermeabilizantes de consolidación en el interior de la iglesia para evitar las humedades por capilaridad y se sanearon las fachadas, recuperando el ladrillo visto y enfoscando el tapial con mortero de cal.

Andreu explicó que se ha aprovechado para sacar a la luz elementos ocultos pertenecientes a la sinagoga y la iglesia posterior, como “los muros medianeros este y norte, un óculo en la medianera sur, así como un nicho a modo de hornacina en esta misma medianera con yeserías que se extienden por debajo del mismo hasta el suelo, ambos detrás del retablo mayor y un antiguo acceso a la sinagoga en el muro este”.

El Gobierno de Aragón tiene previsto seguir invirtiendo con dinero del mismo fondo. Se contempla la ejecución del suelo de la iglesia así como el forjado del coro; falsos techos y molduras de la zona del coro y la sacristía; revestimiento y pintura de las partes bajas de los muros interiores; la restauración de la puerta de entrada, la barandilla del coro y la reja de forja del campanario; así como las instalaciones eléctrica y de protección contra incendios. La inversión se acercaría a los 280.000 euros.

Sobre la historia de este edificio, desde el Gobierno de Aragón explican que “las excavaciones arqueológicas realizadas en la iglesia confirmaron su pertenencia a una sinagoga medieval anterior, lo que la sitúa como el ejemplo de mayor importancia de las escasas sinagogas constatadas arqueológicamente con fiabilidad en Aragón.

Además, revelaron la existencia de un asentamiento urbano de época ibero-romana bajo, al menos, la judería de Híjar. Estos descubrimientos arqueológicos motivaron la modificación del proyecto original, con el objeto de establecer las medidas necesarias que permitieran la conservación del patrimonio arqueológico durante las obras, obligando a modificar la solución propuesta para la resolución del problema de humedades ya que interferían con los restos arqueológicos hallados.

La ermita, de estilo mudéjar, fue construida a inicios del siglo XV. Forma parte del Conjunto Urbano de la Judería, Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés. Está ubicada junto al arco de entrada a la plaza de San Antón, centro neurálgico del antiguo barrio judío. Consta de una única nave dividida en cuatro tramos por tres arcos fajones de medio punto apuntados, con techumbre mudéjar de madera a dos aguas”.

 

Compartir

 

 

 

-