J!Analytics

José Alberto Pellicer: Motivos. Serbia. 18/9/2018 (1)
Miércoles, 26 de Septiembre de 2018 00:00

Estoy en Serbia, en Belgrado. ¿Por qué?, ¿y por qué no? El motivo de mi estancia arranca en la última guerra civil española (1936-39). No había nacido. A lo largo de mi juventud y ya de mayor, como a gran parte de mi generación me marcó mucho la guerra. Conocí a gente que estuvo en el frente y a revolucionarios que luchando contra tirios y troyanos creyeron que construir otro mundo era posible; anarquistas. Cuando perdieron la guerra, en mejores o peores condiciones, los derrotados fueron acogidos por gentes de otros países. A esta gente, que consideraba de los míos, les ofrecieron una nueva vida lejos de la dictadura de Franco. Me consideraba en deuda. En 1992, cuando estaba teniendo lugar la guerra de Yugoslavia, creí que era el momento de pagar la deuda.

Siempre he considerado que la solidaridad la ejerce uno, no puede delegarse. No pedí que el gobierno español acogiera a refugiados. Yo acogí a una familia de yugoslavos que querían salir de la guerra. Me puse en contacto con ellos, no los conocía de nada, fui al notario con sus datos y firmé un documento en el que me hacía responsable de su manutención, mientras no tuvieran medios, y de todos sus actos, incluidos posibles delitos. Un matrimonio con su hijo llegaron a mi casa en octubre de 1992. Les busqué trabajo, se independizaron y años después se fueron a América para tener un trabajo acorde con sus profesiones.

La familia a la que acogió mi familia era yugoslava en el sentido más estricto del término. El padre es croata, la madre serbia y el hijo bosnio. Ahora tienen pasaporte americano.
Hace menos de veinte años que finalizó la guerra y quería estar en Serbia, para vivir Serbia.

 

Compartir

 

 

-