J!Analytics

Vecino de Alcañiz entrega su tortuga invasora a la Guardia Civil
Escrito por Violeta Amada   
Martes, 07 de Agosto de 2018 00:00

Un vecino de Alcañiz tenía en su casa como mascota una tortuga “de Florida”, considerada especie exótica invasora.

La tortuga tenía 12 años de edad y su propietario decidió entregarla el pasado 20 de julio a los agentes de la Guardia Civil de Alcañiz y posteriormente fue trasladada al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, en Pastriz (Zaragoza).

Estas tortugas, que pueden adquirirse en tiendas de animales, terminan muchas veces en el río abandonadas por sus propietarios, siendo una amenaza para las especies autóctonas.

La Guardia Civil indica respecto a este tipo de tortugas y otros animales que se venden como mascotas lo siguiente:

“Cada vez es más frecuente encontrar en los zocos, mercadillos o tiendas para turistas, animales vivos o naturalizados (disecados), piezas de marfil, pieles, etc, que constituyen un gran atractivo. Antes de tomar la decisión de adquirirlos se debe de tener en cuenta que existen normas legales que regulan la compra-venta de especies de fauna y flora silvestres, y su importación en nuestro país.

Por eso, los agentes de la Guardia Civil del SEPRONA, quieren aportar una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de adquirir alguna especie protegida o exótica:

•    Nos aseguraremos que la compra la realizamos en un establecimiento habilitado para ello, que la venta del especimen que vamos a adquirir es legal y que puede introducirse en nuestro país legalmente.

•    De todos los especímenes que compremos, tanto si es en España como en el extranjero, se debe exigir una factura de compra y, en su caso, solicitar la documentación CITES (convenio que regula el comercio internacional de especies de flora y fauna, vivos o muertos, así como sus partes y derivados, prohibiendo el comercio de alguno de ellos o estableciendo limitaciones respecto de otros)

Salvo que tenga absoluta seguridad de su carácter legal, no trate de introducir en España o la UE especies u objetos hechos con partes de estas especies (joyas, bastones, prendas de vestir)

Si no se tiene en cuenta esta normativa, puede que esté cometiendo un delito por haber comprado una especie en peligro de extinción, sin los debidos requisitos legales o poner en peligro la salud pública por la transmisión de alguna enfermedad contagiosa. O puede estar cometiendo una infracción administrativa de Contrabando, que puede acarrear penas de prisión y fuertes multas.

El comercio ilegal de especies protegidas, es una de las causas de la desaparición de la fauna salvaje.

En cualquier caso, nunca se debe liberar especies en el medio natural, ya que podrían morir por no adaptarse o podrían perjudicar a las especies silvestres autóctonas. Una buena idea, es dirigirse a los agentes de la Guardia Civil del SEPRONA, donde le informarán convenientemente”.

 

Compartir

 

 

 

-