Banner

J!Analytics

Molestias de bares o vertidos de amianto, entre las quejas tramitadas por el Justicia
Escrito por Violeta Amada   
Viernes, 06 de Abril de 2018 00:00

El Justicia de Aragón publica en su web el informe del año 2017 de quejas presentadas por vecinos a instituciones.

Se tramitaron 149 quejas procedentes de la provincia de Teruel a diferentes administraciones, 20 de ellas de Alcañiz, 8 de Caspe, 5 de Alcorisa y 4 de Andorra, entre otras poblaciones bajoaragonesas.

En el caso de las quejas dirigidas al Ayuntamiento de Alcañiz se reiteran las causadas por molestias de bares a vecinos, en algunos casos “aceptadas” por el consistorio y en otros sin respuesta.

Entre las quejas con sugerencias del Justicia sin respuesta por parte del consistorio alcañizano hay una en la que se solicita información sobre los criterios que sigue el Ayuntamiento para distribuir la publicidad en los medios de comunicación y otra relacionada con las actuaciones de supervisión y control de parques.

Otra queja dirigida a este Ayuntamiento era por molestias a vecinos relacionadas con el estacionamiento de camiones  en la calle Mosén Romualdo Soler. El Justicia sugirió al consistorio que “adopte las medidas técnicas que estime más convenientes para evitar las molestias”, una sugerencia que fue aceptada por el Ayuntamiento.

Una de las quejas también por molestias a vecinos tuvo lugar en Torrecilla de Alcañiz, en este caso causada por animales de granja que había en el patio de una casa. El Ayuntamiento aceptó la sugerencia del Justicia para tomar medidas.

El Ayuntamiento de Caspe tiene pendiente contestar a una sugerencia del Justicia para desarrollar los procedimientos reglados para la cobertura de plazas vacantes, al haberse eliminado las restricciones establecidas en presupuestos de ejercicios anteriores.

El Justicia emitió una sugerencia al Ayuntamiento de Andorra a raíz de denuncia interpuesta referente a un eventual vertido incontrolado de residuos de fibrocemento con amianto en la escombrera municipal. La sugerencia, que fue aceptada, era la adopción de medidas para que a la mayor brevedad el vertedero municipal se adecue a las condiciones requeridas por el Real Decreto 1481/2001 a los vertederos de residuos inertes.

 

Compartir

 

 

 

-