Banner

J!Analytics

El Gobierno de Aragón “incumple” frente a la contaminación de la Térmica
Escrito por Violeta Amada   
Martes, 08 de Mayo de 2018 00:00

Ecologistas en Acción denuncia que el Gobierno de Aragón está incumpliendo la obligación “de actuar sobre el tráfico y la industria para mejorar la calidad del aire” en diferentes zonas de España y destaca entre ellas la de la Central Térmica de Andorra, donde se superan los “valores objetivo” de contaminación.

Estos objetivos legales de protección de la salud se han incumplido desde hace años. Las estaciones que miden ozono en Teruel y Castelnou superaron el objetivo de “protección de la vegetación” durante los últimos quince años.

Se define el valor objetivo como el "nivel de un contaminante que deberá alcanzarse, en la medida de lo posible, en un momento determinado para evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos sobre la salud humana, el medio ambiente en su conjunto y demás bienes de cualquier naturaleza".

La organización explica que “la ley estatal de calidad del aire establece que, para alcanzar los objetivos establecidos, en aquellas zonas en que los niveles de uno o más contaminantes regulados superen los límites legales, las comunidades autónomas deben adoptar los correspondientes planes de mejora. Se trata de una medida obligatoria para las autoridades autonómicas que de ninguna manera se puede entender como discrecional y es independiente de las iniciativas que pueda adoptar el Gobierno central, quien por su parte tampoco ha elaborado el Plan Nacional de ozono comprometido hace ya casi tres años, motivo por el cual Ecologistas en Acción ha interpuesto una demanda en la Audiencia Nacional”.

Por otro lado, indican, “debe procederse al cierre progresivo de las centrales térmicas de carbón” y sustituirlas por energías renovables.

“El ozono troposférico, también conocido como ozono "malo" por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario generado por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias. Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares.

La OMS estima en 1.600 los fallecimientos prematuros anuales en España ocasionados por la exposición a niveles de ozono como los registrados en buena parte de su territorio. El ozono, además de ser tóxico para las personas, los es también para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo sensiblemente la productividad de los cultivos, con el consiguiente perjuicio económico asociado”, explican.

Compartir

 

 

 

-