Banner

J!Analytics

Empresarios bajoaragoneses y catalanes se unen por la Vía Verde
Escrito por Violeta Amada   
Miércoles, 30 de Mayo de 2018 00:00

Los empresarios se reunieron el lunes en Cretas. Fotografía: Ricardo RodríguezLos empresarios se reunieron el lunes en Cretas. Fotografía: Ricardo Rodríguez

Cerca de una veintena de empresarios turísticos de diferentes comarcas bajoaragonesas y catalanas por las que discurre la Vía Verde de Val de Zafán se han reunido esta semana para asentar las bases de una asociación con la que exigir mejoras en este recorrido y atraer a más turistas.

Caminando, en bici o a caballo, este camino de 135 kilómetros por el que antaño discurría la vía del tren, comienza en La Puebla de Híjar y termina en Tortosa. Pero, precisamente, una de las propuestas de la asociación será que desemboque en el Mar, concretamente en San Carlos de la Rápita.

Pese a que algunas administraciones públicas han ido acondicionando partes de la vía, aún queda mucho trabajo por hacer, como el acondicionamiento de la Vía Verde en Alcañiz.

“La iniciativa privada va por delante de la administración”.

Es lo que cree Ferrán Rosselló, elegido para presidir la asociación, quien explica que las dos prioridades de este grupo de empresarios son potenciar en común la marca Vía Verde, como producto turístico desde La Puebla de Híjar hasta Tortosa y su prolongación hasta el mar y crear “un frente común” de cara a presentar propuestas a las diferentes administraciones.

El turismo se concentra entre Cretas y Tortosa y da trabajo a empresarios de diferentes sectores con el buen tiempo, principalmente desde Semana Santa hasta noviembre.

Pero consideran que podría dar más trabajo en ésta y otras zonas y tener a los turistas más contentos si se considerase y promocionase como un recorrido conjunto y no a trozos, según territorios y sus diferentes administraciones.

Algunos de los problemas que causa la segmentación de esta vía es que los turistas no tienen una visión conjunta, lo que podría animarles a recorrerla íntegramente o a programar excursiones por etapas.

La falta de unidad también se refleja en el marcaje de los kilómetros. No es constante ni lógico, ya que, según explica Ferrán, en algún caso vuelve a comenzar de cero al cambiar de territorio.

La asociación planteará propuestas “de poco coste pero mucho impacto”, además de básicos como papeleras o iluminación de túneles. No buscan únicamente la financiación pública, sino que han pensado en patrocinio, por ejemplo, para el marcaje de los kilómetros.

 

Compartir

 

 

 

-