Banner
Banner

J!Analytics

El Gobierno de España asumirá la elevación de aguas del Ebro a Andorra
Escrito por Violeta Amada   
Martes, 20 de Noviembre de 2018 01:00


El Gobierno de España se comprometió ayer lunes a asumir la segunda fase el proyecto de elevación de aguas del río Ebro a Andorra. Tras el anuncio de cierre de la Térmica en el año 2020, este proyecto es considerado vital para el desarrollo industrial y para los regadíos sociales previstos en Andorra Sierra de Arcos.

Este es uno de los acuerdos tomados ayer en la Comisión Bilateral de Cooperación Aragón-Estado, en el que participaron la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet y el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén.

La ministra dijo que el Gobierno quiere dar la máxima urgencia a este proyecto y que su ejecución a través de Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas de España, S.A., ACUAES, agilizará las obras al no ser necesarios acuerdos presupuestarios.

La primera fase de las obras costó 22 millones de euros y la segunda requiere 20 millones.

En la comisión se trataron también otros temas de importancia para el Bajo Aragón, pero de manera muy general.

Sobre el cierre de la térmica, en la comisión se repitió lo que llevan tiempo diciendo desde ambos gobiernos, que es “imprescindible” un “plan estratégico de transición que permita buscar alternativas y la implicación de la empresa titular de la térmica”, sin concretar nada.

La ministra dijo que Endesa todavía no ha presentado la solicitud de cierre y que la respuesta del Gobierno ha de estar vinculada a la situación económica de los trabajadores y todos los afectados.

Guillén dijo que el Gobierno siempre puede poner sobre la mesa la necesidad de garantizar el suministro y que un eventual cierre parcial con un funcionamiento de 1.500 horas al año, equivalente a más de dos meses, permitiría conservar temporalmente parte de la plantilla y daría más tiempo para la búsqueda de alternativas generadoras de empleo en la comarca.

Sobre despoblación solo se anunció la presentación de una estrategia de actuación en el 2019 y la “creación de un Comisionado específico para esta materia”, pero tampoco nada concreto.

Sobre obras pendientes, entre las que hay varias carreteras del Bajo Aragón, se dijo que “ambos gobiernos analizarán el grado de ejecución y realización de los compromisos adquiridos y a partir de ahí el Ministerio de Fomento completará un informe para priorizar las actuaciones y desarrollarlas lo más rápido que podamos”.

En lo que atañe al Bajo Aragón, ese informe se refiere al desdoblamiento de la N-232, a la variante de Alcorisa y a la regulación de las balsas laterales del Tastavins y del Algás, en el Matarraña.


 

Compartir

 

 

 

-