J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Marta Prades

Contra las violencias machistas, pacto feminista

El sábado salíamos de nuevo a las calles denunciando la violencia contra las mujeres; lo denunciamos con nuestra voz y con nuestra presencia en las calles, denuncias y protestas que no pararan hasta consigamos un país con nosotras, con todas nosotras, un país en el que no falte ninguna #NiUnaMuertaMas.

Por eso aprovecho este espacio para compartir con vosotras y vosotros el manifiesto que hemos lanzado desde en Podemos Aragón, para manifestar nuestro rechazo contra las violencias machistas
“Desde Podemos Aragón, con motivo de la conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional para la eliminación de las violencias contra las mujeres, manifestamos  nuestra más rotunda condena y repulsa a las violencias machistas en todas sus manifestaciones.

Las violencias machistas contra las mujeres son la expresión de una violación de los derechos humanos fundamentales, un terrible fenómeno político de ejercicio de poder patriarcal, que atenta contra la dignidad humana: esta es la mayor vulneración de derechos fundamentales en nuestro país, con una cifra que alcanza ya los 90 feminicidios en lo que va de año. Es urgente comprender la dimensión estructural de la violencia contra las mujeres, ante la pérdida de derechos sociales y libertades públicas y  los recortes presupuestarios que afectan, sobre todo, a los cuerpos y las vidas de las mujeres. En este sentido el Pacto de Estado contra la Violencia de Género perdió la oportunidad de incluir medidas dirigidas a promover la igualdad como medio de lucha contra esta lacra.

Pero los feminicidios son solo la parte más visible de estas violencias,  el acoso sexual y el acoso por razón de sexo son otra manifestación más de la violencia que se ejerce contra las mujeres.

Exigimos una respuesta política a la altura de la situación, que la coloque en el centro de la agenda política, con los recursos que se necesiten, un auténtico pacto feminista que cumpla con el Convenio de Estambul y que garantice los recursos necesarios.

A pesar de las amplias movilizaciones y reivindicaciones tanto feministas como de la sociedad en general las diferentes instituciones siguen sin entender el fondo de la cuestión: millones de mujeres y niñas en el mundo somos víctimas de violencia por razón de nuestro género. Las mujeres sufrimos cada día agresiones, que en muchas ocasiones son naturalizadas e incluso invisibilizadas.

Que una mujer cobre menos que un hombre por el mismo trabajo ES VIOLENCIA

Que una mujer sea interrumpida constantemente cuando explica algo ES VIOLENCIA

Que utilicen a nuestras hijas para hacernos daño ES VIOLENCIA

Queremos un país en el que no tengamos miedo a volver solas a casa.

En el que no violen a una mujer cada ocho horas.

Queremos un país que no cuestione la valía de una persona por el hecho de haber nacido en un cuerpo de mujer. Las identidades son cambiantes y pueden enriquecer la vida si las vivimos en libertad.

Queremos un país que reconozca y de valor al trabajo invisible y las tareas civilizatorias que sostienen la vida y que desempeñan mayoritariamente las mujeres cuidando a su gente y a su entorno,  y trabajando cada día por el bien común.

Queremos un país para nosotras, en el que ser mujer no sea causa de muerte. Las violencias contra las mujeres nos afectan a todos y sólo desde el compromiso real de nuestros gobernantes y de la ciudadanía lograremos superar esta situación de injusticia y desigualdad.

Exigimos también responsabilidad a los medios de comunicación por contribuir a la invisibilización de las mujeres, perpetuar y normalizar su cosificación, para que la cobertura de los diferentes casos de violencias machistas no victimice más a las mujeres y menores y las culpabilicen, directa o indirectamente, de las violencias ejercidas contra ellas, así como por seguir negándose a llamar a las cosas por su nombre: no nos morimos, “nos están asesinando”.

Por todo esto debemos exigir un pacto que ponga fin a los minutos de silencio, a los manifiestos, a las concentraciones, a las víctimas.  Nos queremos vivas.


Compartir

 

-