Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Gonzalo Villa
Lunes, 11 de Diciembre de 2017 00:00

Tocata y fuga en D menor

Estaban todos menos tú.

Siento el vacío de mi padre, mientras me retienen lejos de él. Veo a drogadictos, engaña bobas, camellos, colocadas enfermas de incompetencia, borrachos, usurpadoras, asesinos, suplantadoras, corruptos, sinvergüenzas, vagos, maleantes, mal hablados, mal pensadas, groseros, parricidas, violadores, secuestradoras, malmetedores, mentirosos, ladrones, dañinos de todo pelaje. Y no hay juez ni guardia que los aleje de mí. Sin embargo al padre al que roban una fortuna, y la que le robarán, no lo dejan estar conmigo, ni a mí estar con él, porque lo dijo una juez, por xenofobia, contubernio o vileza nepotista y amiguista, y miserables aprovechan para desatar su maltrato de colocados ladrones. Veo a las gentes con que se reúne mi madre, personas que no desentonarían en cualquier cárcel para delincuentes, todas ellas. Y sin embargo nadie se entromete para evitar su mala influencia. Pero a mi padre si viniera a cuidar de mí, le podrían detener, encarcelar, asesinar, y nadie de quienes veo a diario, se indignaría por ello. Creo que muchos se alegrarían por el dinero que mi buen padre tenía para que no me faltara de nada, conseguido con muchos trabajos, cayera en sus manos, por reparto del botín a manos de mi madre. Es absurdo. Mi padre es un ciudadano que ayuda a cientos de niñas y adultos, que se hace querer, pero yo no puedo contar con su presencia ni sentir su cariño. En cuanto sea libre, espero contar con la educación para compensarle y a su familia y seres queridos, y para pagar con la misma moneda a quienes me han engañado y atrapado en sus redes de criminalidad.

“En nuestra sociedad no hay cabida para ningún tipo de violencia, juntas y unidos desenmascararemos a estos cobardes” Dolors Montserrat. Ministra.

“¿Dónde estaba Dios, cuando nuestras hijas se convertían en delincuentes, y nuestros hijos en prostitutos?” En Montserrat. Destinos.


Compartir

 

-