J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Pilar Batanero

Mentirosas

 

Hoy he ido a la comisaría de Policia a denunciar un robo. Iba yo por una calle, que a las 7 de la tarde estaba bastante oscura y solitaria, ya saben, una de esas calles estrechas y algo degradadas que hay en todas las ciudades y por las que circulan pocas personas porque dan un poco de miedito. Pero se me hacía tarde y quería llegar pronto a mi casa, llevaba todo el día fuera y estaba cansada, tenía frío y era el camino mas corto.

Iba con las manos dentro del abrigo, el bolso cruzado colgando por delante, para protegerlo, y la cabeza un poco baja, para evitar el aire frio en la cara.

En un cruce de calles se ha incorporado al tránsito un hombre del que no he distinguido ni la cara ni el aspecto. Sólo se que era un hombre joven, alto y fuerte.

Hemos caminado un tramo cerca uno del otro. Yo por delante, apretando el paso, este hombre siempre detrás de mí. De un portal ha salido otro. Se han unido detrás de mi, yo no puedo correr, además no era rival en velocidad contra ellos, pero hubiera salido corriendo.

De repente se han puesto uno a cada lado y uno de ellos me ha dicho: dame el dinero y lo que lleves de valor. Estaba acojonada, no he replicado y les he dado la cartera, el móvil y un par de anillos de oro.

Se han ido por una calle estrecha y yo me he echado a llorar.

De allí me he ido a denunciar, a dar de baja las tarjetas de crédito y al llegar a casa los abrazos de mi familia y las llamadas de mis amigos me han confortado...

Nadie ha puesto en duda mi versión de los hechos. Todo el mundo me ha apoyado. La policía solo me preguntaba por el aspecto de los ladrones. Una vez me han preguntado... ¿la han amenazado con algún arma? Les he dicho que no. Pero yo tenía miedo y les he dado lo que me han pedido. Yo misma lo he sacado del bolso. Da igual, me ha dicho el policía, es un robo...


Evidentemente esto es un cuento. NO ME HAN ROBADO. Pero podría ser perfectamente creible. Y nadie me pondría en duda, ni cuestionaría la poca resistencia que he puesto al hecho.

Si esto pasa con un robo... ¿por qué se pone en duda la palabra de cualquier mujer que denuncia una violación o un abuso?

Ahí lo dejo. Reflexionen un poco con el tema.



Compartir

 

-