Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Pilar Batanero

¿Pero de qué estás hablando, muchacho?

Lleva unos días una de las teles privadas aireando las intimidades de una conocida mujer, famosa por sus novios, películas de cine adulto, y en general de su tipo de vida bastante fuera de los que la mayoría consideramos "normal". Allá ella con su vida. Es muy dueña de vivir como quiera siempre que no dañe a otros.

Han salido personas que hablan de la manera que esta chica gana dinero, hablando de "cenas" concertadas con gente de posibles, porque el menú sale por más de 5000 euros.

Lo que haga esta chica con su vida ya he dicho que me la trae al pairo. Me podrá parecer bien o mal, pero no soy quien para juzgarla.

Pero que señores hechos y derechos paguen por "cenar" con una famosa, o como un muchacho de 19 años que contó que fue su regalo de cumpleaños...

¿Regalo? ¿"Cenar" con una famosa a cambio de dinero? ¿Pero de qué estás hablando, muchacho?

¿De verdad es un "Regalo"?  Si eso es así, hasta donde yo se sé, sólo se pueden regalar cosas. ¿Acaso consideras a las mujeres "cosas" que se pueden regalar, comprar, alquilar, prestar?

Luego nos extrañamos que muchos hombres nos consideren de su propiedad y por ello puedan maltratarnos, vejarnos, insultarnos, despreciarnos...

Nos siguen viendo como propiedades, es decir como "cosas".  Y lo cuentan en la tele sin ninguna vergüenza, como si fuera lo más normal del mundo.  Me recuerda a aquellos tiempos en los que los señores de bien, padres, tíos o algún amigo mayor, acompañaban al burdel a los jovencitos "para que se hicieran hombres".

Qué rancio y antiguo es todo esto.

Compartir

 

-