Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Gonzalo Villa
Martes, 16 de Enero de 2018 01:00

El pan nuestro de cada día

La política actual no es más que la acción de personas sin escrúpulos para manipular a trabajadores sin memoria.

Lo del diálogo solo cabe, si por ejemplo, el presupuesto de ingresos públicos acorde a la realidad, se reparte en proporción a los votos obtenidos por cada formación. De este modo las obras que no pueda abordar un solo partido, requerirán las aportaciones de varios, y cabe esperar que tendrán formación para no caer en duplicidades, despilfarros o malversación, pues muchos velarán por la transparencia o mejor garantía de tal optimización de recursos.

Las oposiciones han de suprimirse, primero porque los tribunales los forman personas generalmente menos cualificadas que la mayoría de los aspirantes, y porque en su declive, propenden a colocar por sumisión más que por méritos. Todos los aspirantes que cumplen requisitos, en su totalidad se repartirán el presupuesto, ejerzan o no, verás cómo se superan las violencias actuales.

Y que cada persona dedique parte de su vida a distintos trabajos necesarios, alimentación, vivienda, sanidad, nada de especializarse, que eso degenera en una corrupción incompetente que pasma.

Y una invitación a la película “The Square” en la que se dice algo que aglutina a tanta resistencia diluida en el parasitismo: Para entrar tienen que elegir entre estas dos opciones, por un lado, si confías en la gente, y por otro, si desconfías de la gente.

Si han elegido confiar en la gente. Bienvenidos a la selva. Pronto se van a enfrentar a un animal salvaje (el hombre del cartel, tan parecido a Arnold Schwarzenegger, que con esas extensiones en los brazos camina entre ellos como un gorila) Como saben, el instinto de caza se activa por la debilidad. Si muestran miedo, el animal lo notará. Sí intentan escapar, el animal les dará caza. Pero sí se quedan completamente quietos, sin mover ni un músculo, puede que el animal no perciba su presencia, y se pueden esconder entre el rebaño, sabiéndose a salvo porque otra persona será la presa.

 

Compartir

 

-