J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Santos Soro
Viernes, 26 de Enero de 2018 00:00

Descubrimiento del Sepulcro (el comienzo de la leyenda)

Los orígenes del culto a Santiago en Hispania permanecen en la
oscuridad de los tiempos. A finales del siglo VIII se difunde en el
noroeste de la Península Ibérica la leyenda de que Santiago el Mayor
había sido enterrado en estas tierras, tras evangelizarlas. Así ocho
siglos después de la muerte del Apóstol Santiago, en el año 813, un
ermitaño llamado Paio o (Pelayo) vio  una estrella posada en el bosque
del monte Libredón.

Se lo comunicó al obispo Teodomiro, (obispo de Iria Flavia), en la
actualidad Padrón. Fueron allí y descubrieron en la espesura la
antigua capilla, donde existe un cementerio de la época romana.

El descubrimiento del sepulcro coincide con la llegada al reino
asturleonés de mozárabes huidos de las zonas dominadas por los
musulmanes, buscando poder practicar sus creencias religiosas.

Es generalizada la creencia entre algunos estudiosos de que Prisciliano
fue enterrado en estos lugares cuando trajeron su cuerpo desde Tréveris
(Alemania). Otros dicen que fue enterrado cerca de Astorga (León).
Según los primeros, el sepulcro de Santiago puede ser la tumba de
Prisciliano; aunque las fechas en las que vivieron uno y otro no
coinciden.

Alfonso II el Casto, Rey de Asturias, viajó con su corte al lugar,
convirtiéndose así en el primer peregrino de la Historia. Mandó
edificar una pequeña iglesia. La noticia se propagó rápidamente.
Santiago tan invocado en el s. VIII, se manifestana al fin con la
revelación de su Sepulcro.

CRONOLOGÍA DEL CAMINO.

813, el pastor Paio, descubre la tumba de Santiago el Mayor.

997, Almanzor arrasa el templo, pero respeta el sepulcro y se lleva las
campanas a Córdoba, para usarlas de lámparas en la mezquita.

1122, el Papa Calixto II, instituye el Año Jacobeo.

1179, el Papa Alejandro III, dicta la bula “Regis Aeterna” (en la
que se conceden indulgencias plenarias a quien visite el templo
Compostelano, los años que el 25 de julio (día de Santiago)
coincidiese en domingo.

1211, se consagra la recién construida catedral de Santiago.

En los siglos XIV y XV, el camino y las peregrinaciones sufre el mayor
retroceso por un lado la catastrófica peste negra que sufre Europa, y
por otra las múltiples guerras de religión, debida al cisma que se
produce en la cristiandad en 1378.

El siglo XVI, surge el protestantismo y el camino vive sus horas mas
bajas.

Los siglos XVII y XVIII, parece existir una leve recuperación y este se
plasma en el arte barroco en la capital compostelana.

La crisis llega hasta tal punto que en el siglo XIX, que según las
crónicas a 25 de Julio de 1867, apenas había 40 peregrinos en
Santiago.

1879, el descubrimiento de nuevo de los restos del apóstol,  escondidos
cuando el pirata Francis Drake, ataco la Coruña, dio nuevos bríos a
las peregrinaciones.

1884, el Papa León XIII, declara como auténticos los restos
encontrados.

En la actualidad el camino vive una época de auge, el Consejo de Europa
en 1987, declara al Camino de Santiago como itinerario Cultural Europeo
, señalando el valor trascendental de ala peregrinación en la
formación de una civilización común a todos los pueblos europeos.

1993. la UNESCO, reconoce,  por su parte al Camino como “Patrimonio de
la Humanidad”.

1982 Juan Pablo II, ha visitado en dos ocasiones Santiago, 1982 Año
Santo Compostelano y 1989 en las Jornada Mundial de la Juventud, en
ambas hizo constantes referencias al Camino de Santiago e invito a
recorrerlo.

2004 se le concede al Camino de Santiago, el premio Príncipe de
Asturias, a la Concordia. También en el 2004, el Consejo de Europa
vuelve a ratificar su apoyo al situar el Camino como Gran Itinerario
Cultural de Europa.

Compartir

 

-