Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Eugeni Fernández

De evoluciones y  revoluciones

Durante una entrevista, un sociólogo nórdico, de nombre impronunciable, hablaba de la forma en la que la humanidad ha ido avanzando a lo largo de la historia: “las civilizaciones se han desarrollado a través de dos vías, la evolución o la revolución”, venía a decir.

Lo justo  y saludable es la evolución. Cuando el entorno y las condiciones ambientales van variando en el tiempo, las normas, leyes, usos y costumbres deben adaptarse con ellas de una manera natural y gradual, para que todo fluya y los diferentes colectivos se acomoden a las nuevas circunstancias, manteniendo sus niveles de felicidad. Cuando la adaptación  natural no se produce, las tensiones entre los estratos se incrementan hasta generar desgarros  en el tejido social que, de forma traumática, devendrán cambios inevitables para recuperar el equilibrio.

Vivimos tiempos convulsos en los que el deterioro de las condiciones ambientales crece día a día de manera que se está estableciendo, no ya una brecha, sino un auténtico socavón social. Los contratos basura; los empleados pobres, que trabajando no disponen de la renta suficiente para sobrevivir; las condiciones laborales draconianas de algunos empleos o; el más que probable quebranto del sistema de pensiones, son solo la punta más escandalosa de un iceberg que nos puede conducir, a la larga, a una situación de infelicidad colectiva.

Mientras, el reducido grupo de los muy ricos, sigue acrecentando un patrimonio que ni en veinte vidas podrán llegar a disfrutar plenamente. Alguien tendría que hacer ver a este egocéntrico club, que sus negocios también dependen de la felicidad de los que trabajan directa o indirectamente para ellos y que son, en definitiva, la fuente de su riqueza.  Ya en los albores del siglo XX, Henry Ford lo tuvo claro” “¿Cómo voy a fabricar un coche que ni mis empleados pueden comprar?”, se preguntó y la respuesta fue doblarles el salario.

Mientras tanto permanece la ceguera. Ni evolución ni revolución sino más bien involución.

 

Compartir

 

-