Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Eugeni Fernández

Aficionados a ser profesionales

Salgo a caminar por las calles de mi ciudad en un día gris. A escasos metros, dos hombres de mediana edad  hablan animadamente. Pillo al vuelo su conversación y  no puedo por más que prestar atención a su diálogo.

- No me digas que vas a gastar 150 euros en contratar a un fotógrafo para hacer un reportaje a tu hijo pequeño. Eso te lo hago  yo en un momento. Los reyes me trajeron una cámara réflex que casi hace sola las fotos.

- No sé, ¿tú crees…?

Mis espiados se alejan mientras tomo asiento en la terraza de un bar. El camarero, de manera torpe (lo siento señor, hoy es mi primer día…), toma nota de mi comanda y reflexiono acerca de la conversación. Evidentemente, la proliferación de herramientas tecnológicas digitales nos está acercando a un conocimiento superficial de muchas disciplinas que, a menudo, resulta suficiente para obtener lo más básico de ellas. Conseguir fotografías aceptables, entra ya en el rango de actividades aptas para “dummies”, pero de ahí a creer que el hecho de disponer de una cámara fotográfica de una cierta calidad, te permite suplir a un profesional con años de experiencia, va un buen trecho.

Vivimos en una época en la que el exceso de información y de medios materiales, nos hace osados, cuando no temerarios ante cualquier reto. Buscamos en internet la manera de hacer un armario, de reparar los frenos de un coche o de curar un cáncer, con la misma ingenuidad con la que preguntábamos a nuestra madre como quitar una mancha de café del mantel.

Como decía el refrán, zapatero a tus zapatos, no vaya a ser que un día nos levantemos con la noticia de que un vídeo de Youtube explica detalladamente como prescindir de nuestro puesto de trabajo.

 

 

Compartir

 

-