Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

José Luis Pueyo
Miércoles, 25 de Abril de 2018 01:00

Galgos

Me llamaron la atención estos días al ir hacia mi trabajo, unos paneles de esos grandotes que se ponen en las carreteras para anunciar cosas. En ellos, se nos recuerda que los galgos son parte de nuestra cultura y que debemos respetarlos. Me sorprendieron, la verdad. Al volver a pasar por el lugar, me fijé mejor a ver quién se había gastado el dinero en semejantes anuncios, y vi que se trataba de una asociación alemana de amigos de los galgos, lo cual me sorprendió aún más, al comprobar que no sólo no era algo institucional, si no que además se trataba de una asociación extranjera. Y ahí se quedó el asunto, sin entender la razón de esos anuncios.

Sucedió que el otro día me crucé con una pareja que iba paseando a unos galgos y aproveché para comentarles el tema y preguntarles si sabían el porqué de los anuncios. Y sí, tras matizarme que sus perros no eran galgos si no podencos, y mirándome como extrañados por mi ignorancia, me explicaron los motivos. Resulta que es “tradición” entre los cazadores, usar a estos bellos animales en toda la extensión de la palabra “usar”. De esta manera, a la absurda crueldad de cazar animales se le une la aún más terrible costumbre de utilizar a sus perros como meras herramientas de caza, terminando los pobres brutalmente heridos, tiroteados, incluso ahorcados, y en el mejor de los casos, abandonados. Tras lo que me contaron, navegué un poco por internet para ampliar información, y daban ganas de llorar.

Somos un país peculiar, para lo bueno y para lo malo. Y si tenemos muchas virtudes, nuestros defectos pueden eclipsarlas todas. España y sus tradiciones. Los de National Geographic nos han sacado poco partido...


 

-