Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

José Alberto Pellicer

Nos creemos protegidos

Hace unos días, debido a un incidente, tuve que llamar a la Guardia Civil. Tardaron unos veinticinco minutos en venir. No está mal la respuesta si tenemos en cuenta que venían desde Alcorisa. Para Alcorisa, Calanda, Alcañiz y alguna población más (Torrecilla, Castelserás,...) sólo había una pareja de guardias civiles. Podía pensarse que era una excepción por algún motivo. No. Es la norma. La existencia de cuarteles nos pueden llevar a creer que hay guardias civiles operativos. Es falso. Esta es la protección con la que se cuenta habitualmente. Una sola pareja. Previamente me había dirigido, ingenuo de mí, al cuartel de Alcañiz. Se puede llamar al timbre, aporrear la puerta o llorar de impotencia, pero en el cuartel de Alcañiz sólo hay un número de teléfono de Teruel donde debes comunicar el problema.

Los fines de semana y las tardes de todos los días sólo cuentan con una pareja. Los guardias que me atendieron me dijeron que ese fin de semana estábamos de suerte porque además podían contar con el apoyo de una pareja de policías municipales de Alcañiz. Porque lo habitual es que sólo haya una pareja de policías, pero no siempre. Más de una pareja muy excepcionalmente.

No hace falta ser un delincuente muy listo para llamar desde Alcorisa a la Guardia Civil para que acudan allí y dejar el resto de poblaciones totalmente desprotegidas. Esto es lo que hay.

Compartir

 

-