Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Jesús Moreda

La Historia made in

En una de las aventuras de El Jabato, héroe de uno de los tebeos -ahora llamados comics- de los años 60, los bárbaros invaden la Roma de Nerón. Después de muchos lances, las legiones liberan la ciudad y el general que las manda le dice al emperador que aquel es un mero incidente indigno de figurar en las crónicas, a lo que el césar responde: “¡No figurará en la historia esta humillación para Nerón!… ¡La historia se escribirá según Nerón o no se escribirá!”.

En su novela “1984”, el británico George Orwell describe un futuro Estado totalitario, dirigido por un partido único que ejerce un control total sobre los individuos. En él, tanto la información como el lenguaje se adulteran y la intimidad y el libre pensamiento están prohibidos. Un Ministerio de la Verdad se dedica a reescribir la historia falseando o destruyendo libros, documentos, fotografías y periódicos a fin de que la percepción del pasado coincida con la versión oficial impuesta por el Estado y el Partido.

Lamentablemente, la ficción se está haciendo realidad. La historia la han escrito siempre los vencedores. Y también ciertas doctrinas excluyentes que crean y se creen ficticios paraísos pretéritos o venideros, naciones milenarias y confederaciones que nunca han sido al tiempo que se apropian de personajes y acontecimientos ajenos a ellas. Por otra parte, están resurgiendo ideologías, históricamente fracasadas, que, para justificarse y justificar su existencia, manipulan y tergiversan la historia al servicio de sus intereses políticos, se inventan o invocan enemigos imaginarios o convierten en tales a los adversarios y disculpan -cuando no respaldan- crímenes y dictaduras transformando a tiranos y terroristas en luchadores por la libertad y la democracia y en hombres de paz. Continuando con Orwell, el lema del Gran Hermano, el ente gobernante de ese Estado que todo lo regula y vigila, era: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado.”

 

Compartir

 

-