Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Eugeni Fernández

Puertas giratorias

La moción de censura votada en estos días, que ha puesto punto final al gobierno en minoría del Partido Popular, ha suscitado una clara división de opiniones entre los que creen que no estaba justificada, los que apostaban por la regeneración democrática a partir de nuevas elecciones y los que consideran que la regeneración pasa por un nuevo gobierno, en minoría del PSOE, que prepare al país para unas nuevas elecciones en un plazo todavía por decidir.

Ni que decir tiene que, aun siendo lícita cualquiera de las 3 opciones, una sentencia como la del caso Gürtel, no hubiera provocado la dimisión de ningún gobierno en Europa, ya que ninguno de ellos habría sido capaz de resistir hasta la sentencia, después del flujo de informaciones que ha generado éste y los otros muchos casos de corrupción que han asediado al PP durante los últimos años.

Para cualquier país, en el que mentir acerca de una multa de tráfico es motivo de dimisión para un ministro, lo que ha ocurrido en España, es incomprensible; no entra en sus parámetros mentales.

Pero una vez desalojado el Partido Popular del Gobierno, entraremos, con toda probabilidad, en un nuevo escandaloso carrusel, el de las puertas giratorias.

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, pronto empezaremos a ver, a ex-ministros y ex-altos cargos entrando a formar parte de los consejos de administración de grandes empresas cotizadas en bolsa, que encuentran en estos políticos cesados, terreno abonado para completar la nómina de miembros de sus lobbies de presión. Su agenda de contactos y su conocimiento de los entresijos del poder, que han atesorado gracias a la ostentación de su cargo, les hacen candidatos a bien remunerados puestos de trabajo con los que las grandes corporaciones pagarán, en muchos casos, los servicios prestados durante su etapa de poder y en otros, futuros servicios que no serían posibles sin haber pasado por los cargos de responsabilidad.

Si son muchas las empresas que blindan a sus directivos con cláusulas que les impiden recalar en otras compañías del mismo sector durante un período determinado, ¿para cuándo una ley que regule el acceso de los políticos de alto nivel al mercado laboral?


 

Compartir

 

-