Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Ángel Hernández

Un futuro sin carbón

Ya no es una cuestión cíclica, vivimos una crisis que está enquistada en nuestras comarcas. Vivimos desde hace demasiado tiempo inmersos en un discurso victimista y demasiado pesimista en relación al futuro de la provincia; que desde luego considero sombrío, pero no por falta de oportunidades, si no por reiterar siempre los mismos argumentos.

Estos días el cambio del gobierno en Madrid anuncia el fin del carbón. Y lo sorprendente es que todo esto siga generando reacciones tan airadas, cuando ya hace tiempo que sabemos que la explotación y combustión de combustibles fósiles tiene los días contados. Me duele esa obstinación en defender en el carbón como la única opción, no hemos oído en este tiempo más que advertencias, súplicas, para que el carbón siga. Pero es que sabemos que no va a seguir, ni con reserva estratégica, ni sin reserva estratégica; no tiene sentido pues seguir peleando una batalla que hace tiempo que tenemos perdida.  Y entre tanto no existe ni una sola alternativa que ilusione.

Si persiste el empeño en seguir defendiendo que sin carbón no hay vida, que el carbón es la única opción, que no existe otra, entonces vamos a ir a muy mal. Máxime cuando sobre la base de ese monólogo se hace un uso partidista y político que a quien pone en el disparadero es a la gente del territorio. No, no podemos resignarnos y decir que sin carbón no hay vida, no hay que pintarlo todo de un color tan negro. Es hora de que esta tierra se posicione en la defensa de una idea, de una propuesta ilusionante; si un combustible fósil y muy contaminante tiene los días contados, busquemos una alternativa sostenible y eficiente que nos permita seguir aquí. Ese debería ser el único empeño de quienes mandan, porque en sus manos, y en su capacidad de generar ideas está nuestro futuro. Y todos sabemos que los pesimistas no ayudan a avanzar, más bien son un lastre al desarrollo.

Compartir

 

-