Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Joaquín Galindo

Alcañiz, dos mil veintinueve (2029)

Desde CIUDADANOS ALCAÑIZ no cesaremos en el reproche a la política cortoplacista de la mayoría conservadora del PPAR. Tras el Cerro Pui Pinos (queda sólo estar vigilantes hasta la total ejecución de la obra), comenzamos otra batalla, la de nuestros convecinos de la margen izquierda del Guadalope y su histórica reivindicación de la calidad del aire, de su calidad de vida al otro lado del meandro del Guadalope, incluso de la afectación visual de la mayor travesía de entrada a la Ciudad, la avenida de Zaragoza. En CIUDADANOS apostamos por potenciar esa margen izquierda y el entorno del río, como arteria principal lúdico-deportiva de la Ciudad, para avanzar hacia un Alcañiz más verde, respetuoso con el medio ambiente y dotando ya de equipamiento deportivo y cualquier otro espacio público, al “Trastévere” del Guadalope. A nuestro juicio, el mayor error y la acusación cortoplacista al equipo de gobierno, se constata al ubicar la nueva piscina climatizada en el vetusto y masificado polideportivo, cuyos aforos están rayando los límites del sentido común. En varios foros hemos planteado que el centro de trabajo de SYCA debe ubicarse, en el medio plazo, en suelo industrial alcañizano, y la Corporación en su conjunto tiene que liderar y apoyar      -junto a otras administraciones-  el coste económico de ese traslado. No se pretende afear la imagen de una mercantil alcañizana. Todo lo contrario, se pretende reintroducir en el debate público, EL INTERÉS MÁS NECESITADO DE PROTECCIÓN: EL DE LOS VECINOS. Postulamos que toda la Corporación municipal en su conjunto, se involucre en ese traslado fuera del casco urbano. Estamos convencidos de que EXISTE MARGEN DE NEGOCIACIÓN, desde el reconocimiento a la propiedad privada empresarial y a los intereses de Sílices y Caolines, y que sus puestos de trabajo permanezcan en Alcañiz. Somos conscientes de que se trata de una operación compleja, pero no es menos cierto que la calidad del aire, que justamente reclaman los vecinos de la margen izquierda, no tiene precio. Alcañiz no será la Ciudad que todos deseamos hasta que el Cabezo de Capuchinos y la Avda. de Zaragoza sean espacios emblemáticos de la Ciudad. No es un cuento de hadas, sólo hay que ponerse a trabajar, tener poder para ello, y priorizar el gasto público. El título de esta columna de opinión no es casual. Los regidores de Alcañiz debemos pensar en 2029, no en 2019.

 

Compartir

 

-