Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Gonzalo Villa
Martes, 13 de Noviembre de 2018 01:00

Sugestión

Es posible que sepan de ese experimento en el que anticipas que se va a hacer una pregunta que tiene que responder inmediatamente después de oirla, sin pensar, porque es muy fácil, y vas mencionando cosas que son blancas durante unos treinta segundos, y preguntas ¿qué comen las vacas? Y cabe esperar que responda: leche.
Habrán oído hablar del punto ciego en los retrovisores de los coches, una pequeña zona que no vemos, aunque tengamos la idea de que lo percibimos todo. Aparte de esos dibujos que evidentemente vemos moverse, aunque no lo hacen.
Y ese otro en el que, pidiendo que se responda inmediatamente después de oír la pregunta, se relata que hasta lo más sencillo se nos olvida, y que en las tiendas nos meten los productos por los ojos y compramos lo que no necesitamos. Se ruega confianza pues no habrá contacto, y se hacen cuatro o cinco círculos con el dedo delante de los ojos, y a la que se pregunta rápidamente, ¿una por una, se colocan el dedo índice y el corazón en forma de uve delante de los ojos. Y de no conocer el juego, responderá, dos. Y sólo se dará cuenta después de unos segundos, al no entender que ha pasado. A veces hay que volver a preguntar despacio. Varias veces.
El otro día, recordando los dibujos del sistema solar, formado por elipses, con el sol claramente en un lado, me planteaba cómo podía ser invierno en una parte del planeta y verano en otra, girando de modo que el mismo punto pasaba por el mismo sitio cada día. Pensando en la elipse lo lógico era que cuando la Tierra estaba lejos del sol, sería invierno en todo el planeta, y cuando pasaba cerca, sería verano en todo el planeta. Pues resulta que la órbita es prácticamente circular, no una elipse, y que la inclinación del eje imaginario sobre el que gira el planeta es el causante de tan desconcertante conjunción de estaciones.
La órbita circular y la inclinación, también explica eso de que en los polos norte y sur, no se ponga el sol durante medio año, o no amanezca el otro medio.

 

Compartir

 

-