Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Jesús Moreda

La noche víspera de Todos los Santos

Menos mal que somos antinorteamericanos y que los consideramos tontos porque si llegamos a estar a su favor y a pensar que son inteligentes, hoy nos habríamos convertido en un estado más de los Estados Unidos. Hace veinte años, “Halloween” era solo una película cuya última y enésima secuela acaba de estrenarse. Hoy se ha transformado en una celebración más entre nosotros. Es mucho más divertido y menos tétrico disfrazarse de muertos que llevar flores a los muertos de verdad a los cementerios. Pero se podría haber hecho una adaptación a nuestra forma de ser y costumbres y no perder nuestra personalidad imitando al pie de la letra con chuches y calabazas y “truco o trato” esta fiesta de origen celta. Aunque, según un colaborador de TV3, lo de vaciar calabazas procedería de dos comarcas catalanas desde donde dicha costumbre se trasladaría a Irlanda o a Escocia y después a USA.
Hemos adoptado, como papanatas acomplejados, el “estilo de vida americano” en la creencia de que todo lo que viene del extranjero y, en especial, de ese país, es mejor que lo nuestro, lo cual menospreciamos y desechamos. Pero estamos copiando lo malo, empezando por la utilización innecesaria de anglicismos -que no anglicanismos al decir de Carmen Calvo Vicepresidenta del Gobierno- como si ello nos hiciera superiores y diferentes y olvidamos nuestra rica lengua vernácula. Luego, vino la noche víspera de Todos los Santos y, últimamente, hemos importado el viernes negro (viernes siguiente al día de acción de gracias) naturalmente, con su consecuente nombre en inglés, jornada de descuentos y promociones que sirve de pistoletazo de salida para la campaña de Navidad. Al paso que vamos, dentro de nada, conmemoraremos también el 4 de julio, día de la independencia americana, así como el día de acción de gracias (cuarto jueves de noviembre), pavo incluido. Si al menos sirviera para que nuestros jóvenes aprendieran inglés… asignatura pendiente para muchos de nosotros. De todos modos, ¿hay algo más español que apuntarse a una fiesta?

 

Compartir

 

-