Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Gonzalo Villa
Jueves, 22 de Noviembre de 2018 01:00

No le he podido evitar

No se trata de imponerse, perdonar, o disculparse, corregirse. Viéndose parte del problema, forzoso es, desde la cordura y la superación personal, cambiar.

Ha dicho Pedro: “no entraremos en política pendenciera, no alimentaré la crispación que sólo sirve para socavar la convivencia y la paz social” Pues cambia el divorcio y otras figuras normativas para robar hijas y patrimonio, y alentar a vagos y canallas (el patriotismo es el último recurso de canallas-Samuel Johnson), como has reformado el ITP y AJD.

Recelo, suspicacia. Esas personas que oyen hablar de algo, para ellos inusual o incomprensible, y tiran de navaja  (porque sus cerebros concluyen que, esos otros, ajenos a lo suyo, saben de algún trapo sucio que tienen enterrado en silencio, pero que les martillea obsesivamente la cabeza, y que creen que está a salvo porque con quien duermen, callará si oye de ellos en sueños, como lo harán aquellos entre los que se emborracha o pierde la consciencia) o atropellan con un tren, que ya ves, van por una vía, no es un toro que puede saltar la cerca y perseguirte, ya no digamos una fiera depredadora si te da por caminar a campo a través en una selva. Y eso les convierte en psicópatas.

Y lo contagian hasta a localidades enteras. Y nadie enterado, se dice ¡basta!, mucho menos dice: -esta peste criminal nos está jodiendo las vidas- Se dirán: -¿Qué han hecho, robar? ¿Quién no roba hoy en día? Este acto o conjunto de actos criminales, suceden… como en todas partes. La necesidad obliga a delinquir- No creas que dirán: -La necesidad agudiza el ingenio (para buscar oportunidades de empleo o empresa ofreciendo bienes o servicios útiles para una parte de la población, que pagará por ellos un precio conocido de antemano, libre y voluntariamente, con garantías contra vicios ocultos, evicción o similares menoscabos) o sea sin atentados dolosos (recordemos, cuando se causan daños, puede ser: por casualidad imprevisible; por negligencia, o sea dejando de cumplir los requisitos que se requieren para ejercer esa actividad, no lo sabe, le colocaron sin verificar su cualificación; culpa, o sea, desatendiendo a sabiendas las pautas necesarias para el correcto proceder; o dolo, o sea, utilizando los medios a su disposición para hacer daño a posta).

Pues pueden decir que rechazan a Satanás y sus obras. Pueden decir NO, porque les han enseñado como progresar incrementando su conocimiento, siempre con la guía de que nunca cabrá remordimiento o encubrimiento, porque siempre se han hecho lo mejor que han podido. Si de mis acciones se ha derivado algún daño, por pequeño que fuere, no lo he podido evitar, pero no se volverá a repetir.

 

Compartir

 

-