Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

José Alberto Pellicer

Navidades sin casa

Estas van a ser las segundas navidades en las que un grupo de vecinos alcañizanos las van a pasar fuera de su casa. Son los afectados por el derrumbe del cerro Pui Pinos.

Leer noticias sobre ello a algunos ya les parece cansino y eso que sólo aparecen de vez en cuando. Sin embargo no estamos pensando en vivir cada día sin casa y así día tras día desde abril del año 2017.

Podrá pensarse que tuvieron mala suerte con que el derrumbe les afectara a ellos. No estoy de acuerdo, o sólo en parte. La mala suerte ha sido tener un Ayuntamiento como el que tenemos.

El otro día se reunieron los vecinos con algunos políticos para pedirles que les consiguieran una reunión con el alcalde. Es tanto el desprecio hacia estos vecinos que ya tienen que valerse de influencias políticas para tener una reunión, que ya saben que no les conducirá a nada. Porque nada pueden conseguir de quien ni tan solo quiere escucharlos.

¿Cómo estarían las cosas si gobernara otro concejal de los que forman el actual Ayuntamiento? La respuesta es sencilla: IGUAL que ahora.

En la reunión con los concejales de PAR, Ciudadanos, Ganar Alcañiz y PSOE, (los del PP no quisieron ni ir), los vecinos les preguntaron que qué harían si ellos gobernaran. La respuesta fue el silencio. Yo les pongo una palabra: NADA. Tenemos unos políticos que en cuanto les sacas de criticar a los demás se quedan en NADA. Así de lamentable.

Los políticos se quejan de que el alcalde no les informa, que se enteran por los medios de comunicación. ¿Cabe más hipocresía? Los medios de comunicación (Diario de Teruel y Bajo Aragón Digital) hacen su trabajo de investigación con todas las trabas del mundo, sin que el alcalde les informe y además sin tener acceso a la documentación del Ayuntamiento, que sí tienen los políticos de la oposición pero que por desidia y desinterés no hacen.

Yo casi todos los días me pongo un instante en la piel de los vecinos sin casa, porque su mala suerte la pude haber tenido yo o la puedo tener en el futuro, y se me revuelven las tripas ante la actitud de los políticos que nos gobiernan. Éste no es un problema de unos vecinos. Es un problema de todos, porque a cualquiera nos puede pasar. No debemos esperar a que nos pase a nosotros para protestar. Aunque sea por egoísmo, seamos previsores.

Ya acabo con una última reflexión. Imaginemos que en “El Corcho” hubieran estado viviendo Pablo Iglesias, Berta Zapater, Albert Rivera, Rajoy o Pedro Sánchez. ¿La situación sería la misma?, ¿el alcalde los hubiera recibido?  La diferencia está en que los vecinos afectados por el derrumbe por trabajar pagan impuestos y los políticos por no hacer nada cobran de sus impuestos. Por lo demás, en una democracia por definición, todos deberíamos ser iguales.

Felices fiestas a los vecinos afectados y a todos los que se solidarizan con ellos. A los que pudiendo hacer, no hacen nada: en vez de turrón, mierda.

Compartir

 

-