Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Pilar Batanero

El problema

Hace días que se viene hablando del problema de los asesinatos por violencia de género, y por la agresividad que algunos hombres muestran. Se hablas de endurecer penas, de poner pulseras, perros acompañantes, consejos sobre como debe comportarse la mujer amenazada, protección para la misma...

Pero el meollo del problema no está en todas estas cosas, que también están bien, sino en educar en igualdad y hacer ver a los hombres que aún no han visto la luz, que somos sus iguales, no por ser hermanas, hijas o esposas, sino por ser PERSONAS.

Laura era una chica normal, comprometida además, por lo que se ve, en contra de la violencia contra las mujeres, una chica que salió a correr una tarde, y su asesino vio la oportunidad de conseguir por la fuerza, lo que seguramente jamás ella hubiera consentido.

A Laura le mosqueaba la atención que este hombre le profesaba, que la vigilara, y observara sus movimientos. Casi todas las mujeres tenemos un sexto sentido para eso, para interpretar miradas, gestos o lenguaje no verbal que nos hace ponernos en alerta.

Laura, seguramente por la noche cerraba bien la puerta, pero nunca creyó que salir a correr un rato en un pueblo tranquilo la llevaría a morir asesinada.

El problema no somos nosotras con nuestras actitudes, el problema son los que no entienden que NO ES NO, que no somos un regalo de dios para los hombres, que somos libres de hacer, pensar e ir donde nos de la gana, sin necesidad de tomar precauciones extra. Que el problema es que no nos creen, que contamos lo que nos pasa y dudan de nuestra palabra, que cuando juzgan a un violador o asesino, también juzgan a la mujer muerta o violada...

Por eso hoy no puedo estar más de acuerdo con esa frase que he leído en una red social:

Por un 2019 donde cada chico que salga, vuelva a casa sin acosar, violar ni matar a ninguna chica.



 

Compartir

 

-