Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Cristina Marín

¿Otro año más?

Acabamos de despedir un año que, como todos, nos ha traído buenas y malas noticias, sinsabores, alegrías, sobresaltos o amistades, y nos disponemos a recibir otro con los mejores deseos y propósitos, pero que, a la postre, volverá a tener un balance similar al del que se fue.

Pero ¿y si hablamos de un años bien distinto? ¿Y si nuestro año no son 365 días sino 4.600 millones de años? Es un clásico de los geólogos la comparación de la edad de la Tierra, esos 4.600 millones de años, con lo meses, días, horas e incluso minutos y segundos de un año, para poder comprender y valorar el planeta en el que vivimos y tener un poco de respeto hacia él , puesto que, como veremos, somos unos “recién llegados”.

Si el origen de la Tierra, tras la acumulación de impactos de meteoritos, lo situamos a las 0:00 del 1 de enero, tendremos que esperar hasta el 16 de noviembre para que encontremos los primeros restos de la primera explosión de vida sobre el planeta. A todo lo anterior se le llama Precámbrico y de él existen unos restos fósiles de partes blandas –algo rarísimo- en Ediacara (Australia). Y esto equivale a unos 540 millones de años atrás.

La Era que comienza a continuación, el Paleozoico, durará 290 millones de años, o lo que es lo mismo, hasta el 12 de diciembre. Es el momento de aparición de organismos tan interesantes como los trilobites, braquiópodos, o la gran revolución vegetal del Carbonífero. Hace 250 millones de años, se da un cambio brusco en las condiciones del planeta y se produce la primera extinción masiva. A partir de ese momento hablamos del Mesozoico, que durará hasta hace 65 millones de años, es decir, hasta el día de Navidad a las 20:19:00, que es cuando se dice que cae el meteorito que extingue a los dinosaurios y a otros animales como los ammonites. De toda esta fauna tenemos abundante registro en el Bajo Aragón.

A partir de entonces comienza el Cenozoico, también conocido como Terciario, y que es la edad de las rocas que rodean el entorno de Alcañiz, Caspe, Albalate, Alcorisa, etc. Durará hasta el 31 de diciembre a las 18:17:19 en que encontramos los primeros rastros del Homo habilis, hace 2,5 millones de años. El Homo sapiens sapiens aparecerá en Europa a las 23:58:00, o sea, dos minutos antes de que acabe nuestro año, y la era cristiana, nuestros 2019 años, comenzó a las 23:59:48,28, menos de 12 segundos antes de las campanadas.

Para que nos hagamos una idea, la vida humana media, pongamos que unos 80 años, dura apenas unas 48 centésimas de segundo de ese año terráqueo. Y sin embargo estamos capacitados para cambiar la dinámica de la Tierra de tal manera, que ya se está hablando de otra era, el Antropoceno, en el que la mano del ser humano ya está cambiando el registro geológico.

Somos apenas un soplo de vida en el planeta, pero tenemos la capacidad de cambiarlo e incluso destruirlo ¿no deberíamos tener un poco más de respeto y humildad?

Geóloga/petróloga especialista en restauración.

 

Compartir

 

-