Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Ángel Hernández

El todo o nada

Son las cosas del capitalismo. Verán ustedes, lo que nos pasa a los que vivimos en esta tierra y muy especialmente en el entorno de las Cuencas Mineras , es que somos víctimas de esa voracidad que se genera en torno al dinero. ENDESA y su térmica son una propiedad privada; a ese respecto no olvidemos nunca que fue José Mª Aznar presidente del Gobierno del Partido Popular quien privatizo definitivamente en 1998 ENDESA; y también a propósito de esa aseveración, tampoco olvidemos jamás quienes fueron los que se opusieron con uñas y dientes a que Endesa acabase en manos Gas Natural, controlado por LA CAIXA (Banco Español/Catalán) y prefirieron que la Opa se la llevase ENEL (Empresa Italiana). Bien, ese contexto tenemos dos certezas. Lo que era una empresa pública pasó a ser una empresa privada; y lo que era una empresa española, pasó a ser una empresa italiana; es obvio sacar la conclusión sobre la importancia que a ese respecto tuvo “Génova”.

Continuemos. A la hora de abordar el futuro de la central y del territorio se juntan otras dos obviedades. La primera es que ENDESA es una empresa que se debe a sus propietarios/accionistas; la segunda es que en esa y en cualquier gran empresa, lo que prima es la cuenta de resultados y el balance. Ergo si alguien piensa que ENDESA va a ser caritativa con nosotros va muy equivocado. En la próxima junta de accionistas, estos como es obvio para su codicia capitalista, no aceptarán rebajar su dividendo por ayudar a una comarca que no saben ni dónde está.  Y llegados a este punto la cosa está negra. Por mucho que presionen a la empresa privada en cuestión, esto no pinta bien.

Si los accionistas de la referida empresa fuesen de por aquí, aún podríamos apelarles a esa tan manida Responsabilidad Social Corporativa. Pero el caso es que a un señor de Berlín o de Oslo se la debe traer al pairo. Yo personalmente lo tengo claro; desde hace años llevamos escuchando apelaciones al gobierno de turno, de uno u otro color; y así seguimos, igual que antes. En el borrador de los tan manidos Presupuestos Generales del Estado estoy seguro de que no existe ni una partida consignada para resolver esta situación; ergo todo quedará en papel mojado, en un brindis al sol. O es el Estado, o es el Estado. Y no hay más, o se moja el Gobierno y se ponen las pilas los partidos y apuestan por un pacto de Estado, o no hay solución. Ya vale de escurrir el bulto. Hay que dar la cara y dar respuestas. Y a quienes vivan/vivamos en áreas despobladas incentivos fiscales vía rebaja del IRPF, combustibles. Si tan pocos somos, tampoco se notará mucho. A las empresas del territorio rebajas fiscales considerables, a los autónomos lo mismo; a las empresas que se instalen una moratoria de 5 años en el IAE y luego otros 5 años de bonificación sujetos a su permanencia. ¿De cuánto hablamos al final? De miserias como el FITE o el MINER. Seamos realistas, que se moje el Estado, que somos todos, que se moje y no miren a otro lado. I+D+I en los pueblos, empresas públicas en los pueblos, dignificar la vida en los pueblos. O todo o la nada.


 

Compartir

 

-