Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Pilar Batanero

No se enteran o no se quieren enterar

Cada día que sale una noticia sobre la violencia machista, ya sea agresión, violación o asesinato, salen los trols de las cavernas a reivindicar a los pobres hombres, a los de las malditas feminazis tiene sometidos y poco menos que acojonaos. Ellos, los pobres, también sufren maltrato y mueren a mano de mujeres y además las mujeres matamos a nuestros hijos y maltratamos a nuestros abuelos… Vamos que no se puede comparar…

Haberlas, hailas, y tienen todo mi desprecio y espero que la ley caiga sobre ellas con todo su peso.
Pero el maltrato y las agresiones, ya sean físicas o sexuales, que sufren las mujeres a mano de los hombres son por ser mujeres, porque el que las agrede se cree con el derecho de hacerlo, porque se cree que está unos niveles por encima de ellas, que las mujeres les debemos pleitesía, y que estamos obligadas a hacer lo que ellos quieran en cualquier momento, que no somos más que objetos para su uso y disfrute, que somos sus siervas y criadas para todo, que no debemos negarnos a sus inclinaciones sexuales, ya que ellos, los hombres, tiene unas necesidades que han de saciar, y para eso estamos nosotras, para complacerlos, queramos o no, que para eso somos mujeres…

A muchos que estos machitos que se crecen con las mujeres, no se les ocurriría en la vida obligar a un congénere a hacer nada que no quisiera de buen grado, porque se consideran iguales, pero con nosotras… ay… eso es otra historia.

No se enteran que las feministas no quieren estar por encima de los hombres, sino al lado, con iguales obligaciones y derechos, ni uno más, y que lo que se necesita es más educación, en general, para evitar esas diferencias. Que los hombres nos vean como iguales en todo, siendo dueñas de nuestra vida, decidiendo en cada momento lo que queremos o no hacer, sin que nos obliguen a nada.

Pero no se quieren enterar, porque enterarse es reconocer que no nos tratan bien, que no nos ven como iguales, y que se les acaba el compadreo de amigotes con chistes subidos de tono en los bares, los comentarios obscenos a nuestro paso, las miradas que dicen más que las palabras, los gestos y las acciones.

Algún asesino confeso de crimen machista, explica en el juicio que la mató porque ella tenía un lío con otro señor… y si así fuera ¿te da eso derecho a acabar con su vida? Que no quiera tener sexo contigo ¿te da derecho a violarla? Que no tenga la cena caliente o a tiempo ¿te da derecho a pegarle una paliza? Que se quiera divorciar ¿te da derecho a amenazarla?

No queremos ir con miedo por la calle, no queremos sentirnos intimidadas cuando pasamos por delante de un grupo de hombres, no queremos tener límites horarios o geográficos para ir donde queramos con tranquilidad, no queremos sentir miedo cuando oímos la llave de nuestra pareja en la cerradura porque no sabemos de que humor vendrá hoy, no queremos esconder a nuestros hijos en la habitación para que no vean como nos insulta o agrede su padre.

Necesitamos a hombres que den la cara y acepten que eso es así y afeen a los machirulos sus comportamientos, que no les rían las gracias, que dejen de darles cobertura…

Y mientras eso no sea así, seguimos necesitando una ley que nos proteja de todos estos abusos que sufrimos por el mero hecho de ser mujeres.



 

Compartir

 

-