Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Ángel Hernández

#TeruelEsUnSitioCojonudoParaVivir

Resulta sorprendente que ante la realidad de las grandes ciudades en relación a los problemas que devienen del empleo y la vivienda, cale el discurso de que se vive mucho mejor allí. Si analizamos la situación tal vez no sea tan llamativo por el hecho de que la vida en el medio rural lleva décadas siendo minusvalorada; los medios de comunicación tienen un discurso esencialmente urbano; a quienes vivimos en los pueblos no nos afecta la guerra del taxi, el disparatado precio del alquiler o los problemas de saturación en las urgencias de los grandes hospitales. Pero es entorno a esas realidades sobre las que gira la información y el sesudo análisis en todo tipo de tertulias. La gente desconoce los nombres de los presidentes y presidentas de las Diputaciones Provinciales, pero se sabe al dedillo el de buena parte de los alcaldes de las grandes ciudades españolas, e incluso de sus candidatos a las elecciones.
Lo que queda de manifiesto es que lo que no se ve, ni se lee, no existe; los problemas que nos afectan a las zonas de interior de España no cuentan, no están sobre el tapete.  A mí el futuro de Podemos en Madrid me la trae al pairo; pero ellos erre que erre. Lo mismo que el hecho de que UBER se vaya de Barcelona, no se pueda ir con patinete por Valencia o Pepu Hernández sea alcaldable en Madrid. En cambio sorprende que sobre la minería sólo se haya hablado a propósito del encomiable esfuerzo de esos mineros asturianos que participaron del rescate del pobre Julen.  
Desgraciadamente no contamos con altavoces mediáticos capaces de elevar el tono, de ponerlos en el centro de los debates. No es moco de pavo lo que se juega en España en la próxima década; es ni más ni menos que despoblarse en el interior, desvertebrarse y abandonar a su suerte a quienes durante siglos han sostenido este Estado.
Va siendo hora de dar un sonoro aldabonazo; que se nos oiga, pero sobre todo que podamos ser capaces de convencer a la gente de que en nuestro caso #TeruelEsUnSitioCojonudoParaVivir sin más. Tenemos de todo y tenemos que creerlo. Vivir sin prisas, vivir en un entorno natural privilegiado, vivir dónde queremos, convencidos y comprometidos. Un lugar extraordinario para que crezcan nuestros hijos, un lugar al que amar y por el que pelear. Hemos de ser nosotros los embajadores de esta marca, sus voceros y los que llamemos al retorno. Vivir y trabajar con dignidad, con calidad y con ganas. Yo lo tengo muy claro, sólo hay que persistir en difundirlo que al final calará.


 

Compartir

 

-