Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Joaquín Galindo

"De cien vecinos que éramos ya solo quedamos dos"

Así meditaba Severino “El Sordo” en boca de José Antonio Labordeta, allá por el año 1975 cantando por los pueblos de Aragón e intentando espantar al fantasma de la despoblación, la eterna lacra de la provincia de Teruel.
Sin embargo, Teruel, hoy, está de moda. El pasado 6 de mayo Teruel Existe convoca una manifestación en Zaragoza, que inunda, no del agua de nuestros pantanos secos, sino de nuestras gentes, la plaza de El Pilar. De nuevo, las calles de Teruel capital el domingo 10 de febrero se llenan con las mismas gentes clamando por las infraestructuras de nuestra provincia. CIUDADANOS ARAGÓN, Cs Teruel y Cs Bajo Aragón no sólo siempre hemos estado ahí, sino que hemos venido para quedarnos y arrimar el hombro con fuerza.  
La Plataforma A-68,  en la que se encuentran directores gerentes de empresas tan sobresalientes como PRENAVISA y SAICA, también clama por el desdoblamiento de la N-232, para poner fin a ese tramo asesino de carretera   -verdadera vergüenza del Gobierno del Estado-   que discurre entre El Burgo y Fuentes de Ebro;  y con dos cuellos de botella en Híjar y Azaila, que exigen quitar las viondas para que puedan transitar los camiones y su carga, y que asfixian antes de venir, las industrias que necesita el Bajo Aragón Histórico en los polígonos de La Puebla de Híjar, Andorra y el parque tecnológico de Motorland.   
El Justicia de Aragón, consciente de la urgencia, en el mes de diciembre publicaba un Informe Especial de más de cien folios sobre la situación de nuestra provincia.
El 30 de enero comparecieron en Comisión especial de las Cortes por el futuro de Andorra, el decano de los Ingenieros de Minas, el presidente del clúster de la energía y  el representante del clúster de la automoción que describieron como taponar el “sangrado negro” tras  la descarbonización y el inminente cierre de la central térmica:  las arcillas de nuestro rico subsuelo y el sector cerámico de pasta blanca, las energías renovables, eólica y fotovoltaica y la ubicación de industrias del sector en aquellos polígonos, la formación técnica de nuestros jóvenes con un grado medio y superior en esas energías limpias en el IES Pablo Serrano o en el IES Bajo Aragón, el “laboratorio” para coches eléctricos en el que se ha de convertir Technopark-Motorland (Heraldo de Aragón del pasado domingo) y la producción de fertilizantes que ya está ensayando el Grupo SAMCA.
La provincia de Teruel ya no puede permitirse que Severino “coja la cabra, la trompeta y el tambor y se vaya a Zaragoza”. La oportunidad de Teruel es ahora o no habrá otra; y seremos parte de un gran fracaso colectivo.      

 

Compartir

 

-