Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Lola Llandrés
Viernes, 15 de Febrero de 2019 00:00

Lola Llandrés ComaLola Llandrés Coma

Las mujeres y VOX

Analizándolo desde el punto de vista de la imparcialidad, ya que desde hace un tiempo  declaré mi escepticismo en esto de la política, pues había observado un exceso de populismo y bienquedar, a base de engaños y mentiras, entre todos los que aspiraban a entrar en este mundillo que pretende manejar y dirigir el desarrollo y evolución de la carrera de nuestras vidas, y que por otra parte,  sólo a nosotros nos pertenece, aunque ellos esta carrera la conduzcan por autopistas pagadas con nuestros impuestos, dejándonos a nosotros, los pringados pagadores, contentados con recorrerla por carreteras llenas de baches y encima les tengamos que estar agradecidos por no desviarnos hacia caminos rurales sorteando cabras.

Volviendo al principio, que me pierde mi vena minarquista, decía que de una manera imparcial, y manifestando mi escepticismo con todos y cada uno de los partidos políticos de todo el elenco presentado, vengo observando que desde todos se palpa una inquina especial hacia uno de ellos en concreto. Me refiero a Vox. Y no se si será porque no hay mucho que rascar al ser nuevo y de entrada no se le conozcan fechorías aparentes, o porque el tema está de moda, pero sólo observo críticas recurrentes hacia el tema de la mujer, o cómo piensan que podría acabar la mujer en el supuesto de que Vox fuera el partido más votado en las próximas elecciones.

Desde la derecha en el PP, pasando por el centro de Ciudadanos, pero sobre todo desde la izquierda de Unidos Podemos y todos los demás variados nombres satélites de estos últimos como Ganemos y demás Mareas varias, no he logrado entender por qué ese empeño insistente en hacer creer a todo el mundo que VOX quiere que la mujer vuelva a estar como hace 70 años en el franquismo.

Yo creo más bien que a estas alturas de siglo, y encuadrado nuestro país en el marco geográfico del mal llamado primer mundo o de los países desarrollados, (no olvidar que existen todavía muchos en los que esta lucha es prioritaria), este país en el que, pasado lo pasado, luchado lo luchado y conseguido lo conseguido, por todas las mujeres, y digo todas, sin enmarcarlas bajo ningún paraguas partidista, pues todas y cada una de ellas desde su humilde rincón en las tareas domésticas hasta la que desempeña cualquier profesión liberal, abogadas, médicas, empresarias, etc han tenido que bregar para llegar hasta donde estamos, y todavía se está en ello, sin que se tenga que parar hasta conseguir que en ningún lugar del mundo ninguna mujer sea considerada como inferior o incapaz de conseguir lo que con su libre voluntad y empeño desee hacer con su vida.

Por eso, y aún sin leerme a fondo el programa de ese partido, no creo que Vox se atreviera siquiera de broma a exigir que la mujer debería olvidarse de sus avances y exigir que volviera a retrotraer su estatus a la etapa más rancia del franquismo, pues ellos son los primeros que saben que Franco murió en 1975 y de eso hace ya 44 años.
Considero, a pesar de mi escepticismo como dije, a este nuevo partido lo suficientemente inteligente como para haber sabido mimar este tema, pues de lo contrario estoy segura de que sus propias mujeres les preparaban una marea verde en contra no tardando nada.

Compartir

 

-