Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

Alfonso Callejero
Lunes, 18 de Febrero de 2019 00:00

La coherencia está sobrevalorada

Me explico: en estas últimas fechas hemos asistido a una crisis democrática en Venezuela, con unas posibles consecuencias de tintes dramáticos. En esta tesitura, lejos de optar por la prudencia, el diálogo y la búsqueda de una salida pacífica y dentro de unos cauces que no fracturen a un país,  hemos podido ver, oír, leer como ordas de voceros se han dedicado a soflamar una serie de argumentos teledirigidos y pautados.



No seré yo quien loe a Maduro, no seré yo quien diga si es una dictadura, o si tal o cual negocio le financia.

Pero lo que sí va a ser objeto de esta columna es la incoherencia de los medios de derecha de España; porque estas semanas han hablado del hambre en Venezuela. Me habría encantado que tuviesen esa sensibilidad cuando muchas familias en España no pueden dar de comer a sus hijos 3 días a la semana carne o la única comida que hacen completa es en el comedor escolar. Desearía haberles escuchado quejarse cuando la derecha retiró las becas comedor, o cuando llamaban populistas a los que demandábamos que los comedores escolares estuviesen abiertos en vacaciones escolares.

Siguen con los índices de pobreza, pero se olvidan de que según los últimos estudios, gracias a las políticas de recortes se calcula que en el 2030 un 25% de los niños serán pobres en España.



Han clamado por los 3 millones de venezolanos que han salido del país "en los últimos tiempos". Entiendo su preocupación, porque en España muchos españoles tuvieron que migrar ante la imposibilidad de tener un futuro digno, pero ante esta situación callaron.



Y lanzan soflamas cuando el estado venezolano infringe los derechos humanos. Y me parece correcto, si así sucede, pero de El Tajaral, o los CIE´s no se pronuncian, y las concertinas de Ceuta y Melilla les parecen estupendas. A la vez, que se posicionan en contra de las organizaciones que dedican su vida y esfuerzo a salvar vidas a los migrantes que cruzan el Mediterráneo. O hacer negocios con democracias como la saudí les parece una oportunidad económica para nuestro país.


¡Qué virtud la coherencia!, ¿verdad?

 

Compartir

 

-