Banner

J!Analytics

Buscar columnistas

José Alberto Pellicer

Alcañiz se muere

Hace unos días, sobre las doce y media del mediodía pasaba por la calle Blasco de Alcañiz, la calle comercial por excelencia, y sólo había otra persona más paseando. Estaba desierta, apagada, muerta. Tuve que mirar la hora para cerciorarme de que los comercios no estaban cerrados. Pudo ser una casualidad.
El mes pasado estuve unos días en Teruel, donde no había estado desde hacía unos veinticinco años. La imagen que conservaba de Teruel era gris, apagada y en cambio entonces Alcañiz me resultaba dinámica, emprendedora. Teruel era una ciudad de funcionarios y Alcañiz una de empresarios. Ahora es totalmente al revés. Las empresas más grandes de Alcañiz son el hospital, los colegios, el Ayuntamiento y la DGA. Quizás la única que pervive es Gres de Aragón (Cañada de toda la vida). Muchos podrán introducir matices. No tiene importancia.
En Teruel tienen industria, aquí muy escasa, en Teruel tienen la fiesta de los Amantes que mueve más gente que Motorland y sin apenas inversión. En Teruel tocan los tambores y se dan a conocer por ello mientras aquí decimos que nosotros somos los auténticos. En Teruel crearon un movimiento como “Teruel existe” que ha calado en toda España y en la administración. Nosotros decimos, y yo lo comparto, que están utilizando la provincia para beneficios suyo, pero ellos lo están haciendo mientras nosotros nos quejamos con las manos en los cataplines. Ahora ya he escuchado que las inversiones por el cierre de las minas deben ir a toda la provincia, no sólo a las cuencas mineras.
Con lo expuesto alguien pensará que ya estoy defendiendo la eterna disputa de Alcañiz contra Teruel. No. Rotundamente no y que nadie quiera ver eso. Lo que defiendo es que ya es hora de que nos fijemos en Teruel. Lo están sabiendo hacer y aunque modestamente lo van logrando mientras aquí sólo nos lamentamos.
Por último, nadie va a hacer nada por nosotros, nadie nos va a traer empresas llovidas del cielo. Tenemos que comenzar a crearlas nosotros. Tenemos que recuperar el espíritu emprendedor. Tenemos que invertir con nuestros propios recursos y además todo lo que está haciendo Teruel capital. Si alguien está dispuesto yo aporto mi esfuerzo. Es urgente. No podemos esperar.

Compartir

 

-