Banner

J!Analytics

Colaboración bajoaragonesa para lograr el éxito de un frutal antes de plantarlo
Escrito por Violeta Amada   
Martes, 30 de Enero de 2018 00:00

Investigadores desarrollan un proyecto para garantizar el éxito de un árbol frutal antes de plantarlo. Participan miembros del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón, de la Universidad estadounidense de Clamson, de la danesa Faculty of Life Science y de la Universidad alemana de Munich, además de colaboradores, como el vivero de Abel, ubicado en Caspe, que aporta el material vegetal más novedoso.

El proyecto quiere dar solución a los problemas que presenta el injerto, la técnica de multiplicación más usada en fruticultura para obtener nuevas plantas y propagar las variedades existentes, pero que se ve restringida: si se produce incompatibilidad de injerto, la combinación frutal se debilita y los árboles mueren.

En diversas especies frutales, el  problema de la incompatibilidad de injerto se manifiesta después de varios años de crecimiento normal, lo que genera pérdidas importantes y también retrasos en el proceso de evaluación y transferencia de los nuevos materiales frutales, por lo que es necesario un enfoque de estos estudios a corto plazo, antes de que aparezcan los síntomas externos.

El proyecto, llamado “Caracterización de los mecanismos genéticos y evaluación fenotípica de la compatibilidad de injerto en especies frutales”, profundiza en la identificación y caracterización de los mecanismos genéticos que regulan la compatibilidad patrón/injerto, para poder detectar en una fase temprana el futuro comportamiento al injerto de una determinada combinación.

Para ello la investigación propone avanzar en el desarrollo de herramientas adecuadas para el diseño de marcadores moleculares que permitan su utilización en selección asistida dentro de los programas de selección y mejora genética de frutales, y especialmente en albaricoquero cuya situación actual hace necesaria la introducción de otros patrones que salven los defectos de los actualmente vigentes, falta de compatibilidad, excesivo vigor y deficiente propagación vegetativa, explican desde el Gobierno de Aragón.


 

Compartir

 

 

 

-