Banner
Banner

J!Analytics

Campesinos y judíos, tras la leyenda de la Virgen de Pueyos, según Eustaquio Sánchez
Miércoles, 28 de Noviembre de 2018 01:00

La Virgen de Pueyos, patrona de Alcañiz, protagonizó la charla inaugural del Curso Interdisciplinar de Humanidades, ayer en el Palacio Ardid de Alcañiz.

El conferenciante de “No, no me moverán dijo la Virgen de Pueyos”, Eustaquio Sánchez, catedrático de Filología Latina de la Universidad de Extremadura, no pudo asistir por una urgencia y su charla fue leída por el técnico de cultura Ignacio Micolau.

Según Eustaquio, en la mayoría de las leyendas de apariciones de Vírgenes se cumplen unas mismas características: se parecen a gente humilde, las imágenes se resisten a ser trasladadas a la ciudad, por lo que los templos en su honor terminan por edificarse en los lugares donde aparecieron y el momento en el que aparecen es tras la reconquista del territorio por las tropas cristianas.

Todo ello se cumple en la leyenda alcañizana: la Virgen de Pueyos se apareció en el siglo XII a un humilde pastor en el monte homónimo. Se pretendió llevarla a la iglesia pero la imagen se resistió apareciendo y desapareciendo unas cuantas veces, así que se decidió construir la ermita en su honor en el mismo monte.

¿Pero de dónde viene la historia de la Virgen de Pueyos?

Según Eustaquio, tras la reconquista cristiana de Alcañiz, en el siglo XII, hay dos grupos que podrían estar detrás de la leyenda. Uno sería el de los campesinos, alejados de la iglesia oficial. Había enfrentamientos constantes entre los Calatravos y el pueblo, por lo que se refugiarían en el culto sencillo a una imagen en el campo y dejarían claro que la Virgen no quería estar en la ciudad al lado de los monjes Calatravos.

El otro grupo serían los judíos, por su vinculación a un grupo místico que surgió a principios del siglo XIII, basado en episodios en los que en la vida de mujeres judías hay elementos de la vida de la Virgen María. La Virgen del Monte Sión sería en este caso el primer nombre que habría tenido la Virgen de Pueyos.

 

 

Compartir

 

 

 

-