Banner
Banner

J!Analytics

Los escolares del Matarraña se forman en compostaje
Viernes, 15 de Febrero de 2019 00:00


Los escolares del Matarraña están visitando a lo largo de este mes de febrero la planta de compostaje de Peñarroya de Tastavins. Allí se les realiza un taller y conocen cómo se separan los residuos.
En la comarca del Matarraña se puso recientemente el sistema de recogida de residuos “puerta a puerta” y a los niños se les explica la diferencia con respecto al servicio de recogida convencional.

Aprenden cómo funciona el sistema de sacar las basuras a la puerta de las casas, cómo se reparten los contenedores y cómo se distribuye el calendario de recogida de residuos.

En la planta de compostaje visitan  las zonas de acumulación de todas las fracciones: cartón, envases, resto y orgánica, y se les explica cómo se produce la gestión posterior que se hace de cada una de estas fracciones y el por qué es necesario reciclar más y mejor.

Luego visitan el área de residuos orgánicos y conocen cómo se realiza el compost, viendo las pilas y lotes que se acumulan, desde lo más actual, donde los restos orgánicos se mezclan con la astilla y todavía se distinguen todos los restos, al compost más evolucionado, donde ya la materia orgánica ha desaparecido y solo quedan aquellos restos más duros y de más difícil descomposición.

Conocen cómo evoluciona el compost desde el punto de vista de la temperatura y la humedad, que requiere agua y oxígeno para realizar el proceso y que las elevadas temperaturas que se llegan a alcanzar en los lotes, hasta 70º C, permiten higienizar el compost.

Además, participan en un juego para evaluar sus conocimientos sobre reciclaje, donde se reparten por equipos y se les entrega un lote de restos que se generan de forma habitual en los domicilios.  Los niños tienen que depositar de forma separada en distintos cubos, cada una de las fracciones: papel-cartón, envases, resto, orgánico y vidrio.

Los niños reciben un pequeño saco de compost, el cual va presentando en bolsa compostable, atado con cordón de cáñamo y con una etiqueta explicativa sobre su contenido, en la que se informa de cómo reciclar todas las partes del saco (bolsa, cuerda y etiqueta).



 

Compartir

 

 

 

-