J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Andorra. La Masadica Roya abrió la novena Puerta de los Vientos
Jueves, 21 de Septiembre de 2017 00:00

La asociación cultural “La Masadica Roya” desarrolló la semana pasada la novena edición de su recital poético “La Puerta de los Vientos” en Andorra.
Desde la asociación, Mariano Martínez, comentó que “había un lleno casi total en la platea, cuando sobre las dieciocho horas y media comenzó lo que pretendía ser un gran espectáculo de la música y de las palabras. Desde el escenario, envuelto con la música de la Orquestina Rondadora (perteneciente a la Escuela de Música de Andorra) se apreciaba el silencio del público expectante, como siempre, sí, expectante, y en cierta medida acostumbrado ya a que algo especial y diferente les iba a agasajar, a deleitar en este nuevo evento poético, casi otoñal, de puertas que se abren hacia los sonidos de las palabras, de las luces de los focos, y, en definitiva, de esa gran puerta, que como un telón teatral se había subido frente a ellos, para que pudieran escuchar esa primera pieza musical de este grupo de músicos andorranos compuesto sobre todo de instrumentos de cuerda, algún instrumento de aire y también de percusión.
Leocadio Marín, un poeta, un rapsoda, un artista en definitiva de la interpretación teatral (….) fue este año el encargado de presentar a todos los demás artistas que se fueron sucediendo en ocupar el atril del escenario del Espacio Escénico con sus diferentes maneras de trasmitir el poema, bien fuese cantado o recitado.
El primero en recitar, como no podía ser de otra manera, fue el personaje principal homenajeado este año, Luis Felipe Alegre, de quien antes, además de leer una breve reseña por parte del presentador sobre quién es y en qué contexto del arte de las palabras se mueve,  se proyectó también un video en el que se pudieron ver imágenes acompañadas de textos que explicaban con gran detalle una gran parte de su trayectoria vital en ese sentido de su aportación al mundo de la poesía: sus premios, sus actuaciones, sus obras… Tras ese vídeo, por parte del Ayuntamiento de Andorra, su alcaldesa Sofía Ciércoles, le entregó a Luis Felipe un recuerdo y José Angel Aznar Galve, en representación de “La Masadica Roya”,  le hizo entrega de una reproducción del logo de esta asociación y de un pergamino con un soneto dedicado a la palabra, esa palabra que también saber “decir/recitar/declamar” Luis Felipe, el “juglar de las palabras”. También se homenajeó, con alguna imágen y poemas recitados de ella,  a Gloria Fuertes, quien de alguna manera,  también estuvo presente en el acto.
Helena Granados, la segunda en actuar, como es lógico por su edad, ya que solo cuenta con diecisiete años de edad, no tiene una trayectoria de actuaciones de rapsoda muy amplia, aunque ya ha recitado con bastante acierto por algún pueblo de la Comarca Andorra Sierra de Arcos, como Alacón, tocando además el contrabajo con gran maestría.  Su manera de recitar, no me cabe duda, que llega a trasmitir emoción sobre lo que siente ella en sus escritos, y también en el texto que recitó de la insigne poeta Gloria fuertes. Le siguió en el atril, Juan Galve Gilabert, quien además de poeta, y haber escrito un poemario, también es un gran narrador que ha editado varios libros y eso se le nota en su manera componer los versos. Su manera de recitar es también quizá por eso sosegada, sencilla, aunque sus poemas tienen una fuerza interior enorme de pasiones muy místicas, ya que el tema de la muerte y del amor, están casi siempre muy presentes.
Este año, como ya lo hicieron el año anterior, volvieron a recitar los alumnos del IES Pablo Serrano. Los tres primeros alumnos en colocarse frente al atril fueron Nestor Martínez Gimbert,  Daniel Pozo Cuerva, Sara Gracia Moreno, y actúo por segunda vez la Orquestina Rondadora  y,  tras ella,  los siguientes alumnos del IES:  Javier Maestre Zurera y Ludmila Modrich Rodríguez . Todos estos alumnos-poetas, quizá porque no era la primera vez que lo hacían y, por lo tanto ya, digamos, que están versados en este mundo de la poesía y de la interpretación de la misma,  supieron muy bien trasmitir con sus poemas propios esa música y o ritmo que requiere dar a las palabras que consiste, no solo en saber combinarlas, sino también en saber darles los tonos de voces que son necesarios para que sepan a magia, y a sentimientos.  De esta misma manera tan profunda y mágica en el arte de manejar las palabras, quien fue su profesora, María José Tejedor, quiso acompañar a estos rapsodas jóvenes con algunos de sus poemas, y su voz melodiosa, siempre de hada en la brisa imaginaria de una canción de pasiones encontradas, rebuscadas, deseadas (….) volvió a sonar en el escenario de “La Puerta de los Vientos” tras nueve años de ausencia, pues ella fue una de las primeras poetas y recitadoras de la Primera Edición de este evento, cuando aún se hacía, como algo que no esperaba tener tantos adeptos, en la ermita del Pilar.
Esther Pascual y Marcos Gracia volvieron a introducir al público en la perfecta combinación de las palabras con ese sonido del viento, también del viento, que provoca el instrumento del saxo. Ella con esa voz de supuesta sibilina mágica recargada en la noches de luna llena, esperando la magia de las palabras, y tal vez recordando tardes engalanadas de mariposas supo muy bien marcar cada una de las escenas de su relato de palabras, con cada trazo de intervención de su sobrino con sus notas musicales, en otro poema paralelo, pero sin palabras.
A ellos le siguió otro mago, otro poeta tal vez de tono azul de cuento de los gnomos, porque  él, Dani Gracia Sanz, es siempre como un niño que desde que sigue a estos eventos poéticos que se van celebrando por Andorra, lleva siempre en sus bolsillos algún poema suyo o de otros autores para si le permiten subir a escena, así poder saciar también al público con su arte de rapsoda. Él también quiso homenajear a Gloria fuertes, y seguro que ella le escuchó, sonriente, allá donde se encuentre.
A ellas, Adriana Galve y Clara Cucalón, nada más salieron a escena, se colocaron sus guitarras y comenzaron a cantar, lo primero que escuché del público asistente fue el comentario, “Si parecen las de Ella Baila Sola”; y la verdad es que esa sensación no era nada baladí, pues ciertamente tanto sus voces, como su físico, como ese tipo de canciones que eligieron para deleitarnos esa tarde poética, encajaban muy bien en la manera de actuar de ese famoso grupo musical que tuvo su mayor auge allá por la década de los noventa del siglo pasado y en la primera de éste.  Cantaron "Tierra" de Xoel López, además de otra canción titulada "Pequeño vals vienés", que curiosamente es un poema de Federico Garcia Lorca. De manera inesperada, ya que no aparecía en el cartel, este año volvió a actuar Carmelo Valero, con su guitarra, con su voz o con sus voces variadas, de tonos siempre llenos de melódicos acordes de guitarra, de astucia en la palabra  con la "Tonada de Luna Llena", de Simón Díaz.
Que Luis Felipe Alegre es un gran rapsoda, y por  ende un gran actor no dejó lugar a dudas en el público asistente durante el último acto que realizó en este evento dedicado este año a él. Su recitación, primero del poema de Miguel Hernández “Vientos de pueblo me llevan”, como se pudo ver, no le hizo falta el atril, pues como ocurre con otros, este rapsoda los tiene guardados en su memoria. Por eso supo moverse por el escenario interpretando no solo ese poema, sino también, de la misma manera, y con la participación del público, mientras le indicaba con gestos las palabras que tenían que decir, recitó el poema “¡Por el insultismo!”,  de Jaime Gil de Biedma.
Tal y como había empezado fue la Orquestina Rondadora la que con su música cerró el acto de esta exitosa IX Edición de “La Puerta de los Vientos”. El año que viene será la X”.

 

 

Compartir

 

 

-