J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Alcañiz. La torre gótica, gotica a gotica
Miércoles, 14 de Diciembre de 2016 00:00

Se desconoce quién inició la torre gótica de la iglesia Santa María la Mayor de Alcañiz, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1988. El arquitecto José Ángel Gil inauguró ayer el Curso Interdisciplinar de Humanidades con una conferencia sobre la restauración de esta torre.

Gil es el autor del proyecto del proyecto de restauración de este edificio, que tiene 4 alturas y mide un total de 43 metros de alto. Pesa 10.000 toneladas. “No nos interesa cuánto pesa la torre sino cuánta presión transmite”, dijo el arquitecto, que en este caso es de 8 kilos por centímetro cuadrado y esto indica que “está muy sobrada a efectos estructurales”.

Llegó a ser usada como almacén e incluso como perrera municipal. Hoy no tiene uso y se encuentra en mal estado.

El arquitecto mostró al público la estructura de la torre y sus diferentes fases de construcción acompañándose de imágenes de distintas épocas y dijo que “nos planteamos ahora si es necesaria otra intervención”, teniendo en cuenta que es un edificio sin uso y que se encuentra seriamente afectado.

En opinión de Gil, “la torre es un espacio expositivo en sí mismo y necesita pocas cosas más”, por su arquitectura y las imágenes y grafitos que alberga.

Un grafito de la torre muestra una imagen que podría ser la cabecera de la iglesia gótica. Además hay varias inscripciones curiosas: “el más gusto sin pecar, el mejor es el cagar”, “aquí perdí mi virginidad”, “aquí también”.

El arquitecto dejó en el aire si habría que borrar o no los grafitos: “no está claro dónde está el límite”.

Cuando la torre se restaure, dijo, no se harán grandes transformaciones, sino que se consolidará, básicamente. La intención es que los grafitos pasen, como ahora, desapercibidos.

Construcciones actuales, como un sistema de riego en jardineras del entorno de la iglesia, están afectando a los muros por la humedad, indicó Gil, añadiendo que hay cornisas, decorativas y funcionales, que ni decoran ni funcionan.

“Habrá que recuperar volúmenes y coser grietas”, por ejemplo, para que no entren huesos de oliva que puedan desarrollar olivos que puedan separar los muros. Además, se pavimentarán partes del suelo deterioradas, se limpiarán zonas quemadas por fuego y la suciedad de otras áreas y se realizará un tratamiento biocida, consolidante e hidrofugante. También se intentarán solventar los problemas de humedad aprovechando huecos en la sillería para ventilar el espacio y evitar la acumulación de agua.

También se ha hecho un estudio de iluminación, que sólo podrá llevarse a cabo en el interior, ya que Gil explicó que el Ministerio sólo da dinero para la restauración interior.

José Ángel Gil explicó varios planteamientos contemplados en un inicio en el proyecto que fueron rechazados, como un sistema que hubiera permitido tener una mejor visión del altar.

También habló del chapitel del campanario, hoy inexistente. Es posible que la torre tuviese dos chapiteles. El primero sería del siglo XVI y en 1845 un “presunto segundo chapitel” pudo haberse destruido por una tormenta. La torre gótica tiene un remate en la parte superior que hace pensar que en el siglo XVI se intervino en el remate para realizar el segundo chapitel. Hay testimonios gráficos que muestran un posible capitel en la torre.

Gil dijo que la torre, con su chapitel, y el castillo debieron tener una altura similar y mostró al público una imagen recreada sobre el aspecto que tendría Alcañiz con el chapitel en la torre.

Cualquier persona puede asistir gratuitamente a este curso de humanismo, que se desarrolla en el auditorio del Palacio Ardid.

Está organizado por el Instituto de Estudios Humanísticos junto con las universidades de Zaragoza y Cádiz y el Ayuntamiento y dirigido por José María Maestre.

Consta de 9 conferencias, varias de ellas dedicadas al patrimonio alcañizano, y cinco coloquios.

El programa puede descargarse aquí.

 

Compartir

 

 

-