J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Ana Mª Andreu
Jueves, 19 de Enero de 2017 00:00

Al mal tiempo, buena cara o eso dicen

No, no voy a hablar del tiempo, que por cierto arrecia.

Después de más de un año de parón y entregada a cumplir religiosamente los nuevos propósitos  es (no fumar, comida sana, ejercicio, inglés, escribir artículos de opinión...),  quería escribir un artículo cargado de buenas vibraciones, pero llega la nómina de este mes y todas mis alegrías se desvanecen.

Una ya está concienciada de que el sueldo no se lo van a subir, pero cuando compruebas que cobras menos que  el mismo mes del año pasado la cabeza comienza a ponerse roja y sale humo por las orejas. Entonces ves que te han subido las retenciones y ¿por qué Dios mío?, ¿por qué? Al rato caes en la cuenta de que tu primogénita, esa hija que estudia en Zaragoza y todavía te llama para todo, va a cumplir veinticinco años, veinticinco soles, señores. Y el gobierno, éste y todos, entiende que una persona de veinticinco años ya se da vida solita y que a los padres no nos cuesta un euro.

Siempre me ha llamado la atención la poca importancia o nula que los partidos políticos y sindicatos le dan a este asunto. Yo ya sé que no es mucho el importe. Lamentablemente las ayudas por hijos en España son ridículas para los que tenemos una nómina, y que a los políticos y sindicalistas con cargo no les afecta mucho; primero ,porque pueden permitírselo y, segundo, porque tienen empresas o conocen empresarios que le deben favores  a las que van a parar sus adorados retoños. Para el resto de los mortales (los nominillas y pequeños autónomos en apuros) estas  migajas son necesarias.

Y digo yo, si mi hija  va a cumplir veinticinco años y ya no  la puedo incluir en la declaración de renta, ¿es qué el gobierno se va a hacer cargo de ella? ¿Le va a pagar sus estudios fuera de casa y su manutención? ¿Acaso la va a mantener hasta que encuentre trabajo?
Pues ya os digo yo que me temo que no, que según el Código Civil la tenemos que mantener los progenitores.

Y para más cachondeo, en caso de separación, los progenitores que los tenemos a cargo no nos podemos aplicar el mínimo por descendiente, pero el progenitor que por sentencia judicial les pasa la manutención se puede deducir ésta aunque sean mayores de veinticinco años¿ Alguien me puede explicar cómo es que nadie protesta por este sin sentido?

Con esta galopante crisis que hemos vivido y seguimos viviendo, en la que muchos jóvenes y no tan jóvenes han vuelto a depender de sus padres, a ninguno de estos lumbreras que tenemos como políticos se le ha ocurrido ayudar a las familias quitando la edad del mínimo por descendiente y que si tus hijos, por el motivo que sea, vuelven a depender de ti, como mínimo te puedas aplicar la miseria que dice el gobierno que cuestan los hijos, porque les puedo pasar una contabilidad detallada de lo que cuesta uno y sin muchos lujos, vamos con lo normalito de andar por casa y supone mucho más de  la cantidad que nos aplicamos. Cómo para incentivar la natalidad,

Tengo dos opciones: seguir denunciando y esperar que se obre un milagro y que a algún político le llegue esta denuncia y decida, ya sabemos que sólo por sacar votos, hacer algo, o agradecer a todos los políticos de este país la salud tan maravillosa que voy a tener (sin fumar, sin tomar copas, sin...) vamos que me voy a quedar echa un pincel.

Feliz Año a todos y nos seguiremos viendo, que  uno de mis propósitos de este año  es no faltar a mi cita con los artículos de opinión.

 

Compartir

 

-