Banner
Banner

J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Las hogueras no derritieron toda la nieve
Lunes, 23 de Enero de 2017 00:00

Mucha leña estaba húmeda por la lluvia y la nieve y costó que prendieran varias de las hogueras con las que el Bajo Aragón celebró San Antón el pasado fin de semana. Otras directamente no se encendieron, como la de La Cerollera, que se suspendió, o la de Aguaviva, que se aplazó al próximo sábado 28 de enero.

La nevada del viernes mantuvo a Estercuel cuajado de copos hasta el sábado, cuando se celebró la festividad de La Encamisada. La quincena de hogueras, alimentadas de aliagas y pinos, que protagonizan la festividad ardió junto a los montículos de nieve paleada y también junto a las placas de hielo de las calles.

Pese a que no se alcanzaron las llamas de otros Sanantones más secos y a que tardaron en arder las hogueras, esta fiesta purificadora, llamativa por la procesión que recorre a pie y a caballo todas las hogueras, se realizó según lo previsto. Tras el recorrido y como es habitual, los vecinos asaron en los fuegos calsots, panceta o longaniza.

Hubo visitantes que comentaron “deberíamos habernos traído la cena para asarla en el fuego”. El olor les pareció irresistible.

El domingo fueron más apreciados los animales que no se comen, como los domésticos, que se bendijeron en diferentes lugares, como en la plaza de España de Alcañiz. San Antón, su patrón, fue sacado en procesión.

Compartir

 

 

-