J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Javier Escorza

Espacios y Especies: Cambio climático

Llevamos un tiempo en que no nos parece extraño ver primaveras más cortas, otoños veraniegos o inviernos poco fríos, por no mencionar algunos veranos tórridos y todo ello con períodos de lluvias cada vez más irregulares habiendo períodos largos de sequías; además los datos de las temperaturas medias del país cada año superan al anterior, siendo 2016 nuevo récord.

El llamado cambio climático parece una evidencia difícil de disimular salvo para mentes interesadas que no quieren ver los efectos que están causando la cantidad de gases  vertidos por el ser humano que provocan el efecto invernadero y que sus emisiones son mucho mayores que lo que la naturaleza puede eliminar.

También vamos observando como va subiendo el nivel del mar, se calcula que unos 3 milímetros al año; parece poquito pero cada año va sumando. Estos días hemos podido saber como Francia está catalogando un número de edificaciones que deberán de ser demolidas en los próximos diez años ante la evidencia del avance del nivel del mar. Sin duda que este ritmo va a tener graves consecuencias para el sector turístico español, tanto en la desaparición de playas como en la inundación de determinados edificios costeros. ¿Se está haciendo algo para evitarlo?  ¿Se están tomando en serio esos avisos que indican una clara tendencia de esos efectos que nos trae el cambio climático? Son avisos de cantidades muy pequeñitas pero que año tras año van sumando cifras mayores.

También se estiman daños en la agricultura, en la pesca, y sobre todo en la biodiversidad por la pérdida de diferentes especies que se verán abocadas a la extinción. El aumento de plagas y enfermedades es otra de las previsiones ante el aumento inevitable de las temperaturas globales.

Dejemos de mirar hacia otro lado y tomemos en serio este asunto que tan graves consecuencias traerá en el futuro. Aunque sean los países y los grupos sociales más pobres los más vulnerables, al final todos seremos los afectados.

Compartir

 

-