J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Gonzalo Villa
Martes, 31 de Enero de 2017 00:00

Falansterios

Los falansterios eran comunidades rurales autosuficientes, que serían la base de la transformación social. Vamos como los nuevos políticos.

El fracaso de estos falansterios, más allá de sus dificultades intrínsecas, se debió a su rápido crecimiento, que atrajo en poco tiempo a gran cantidad de personas poco preparadas y aún menos comprometidas. Talmente.

Una profunda división sólo conduce a la irrelevancia. La unión hace la fuerza. Divide y vencerás. Vuelta la burra a los trigos. Desmemoriados.

Personal demandando castigos dolorosos para twitteros que escriben, en este caso sobre la familia Bosé. Bimba, gracias por haber existido. Miguel, gracias por existir. Y robo de niñas, atentados contra inocentes, toda suerte de demandas sin contraprestación, no sólo impunes, sino instituidas.

Por favor.

Dicen que los derechos humanos son consustanciales al ser humano, pero haciendo una autopsia no aparecen por ningún lado. Del mismo modo, las letras no crean daños, lo hacen las acciones materiales destructivas. Desliguemos.

Donald Trump repatriando la General Motors, Chrysler… Ay.

Guillermo tachando de insolidario aportar el 14 y recibir el 14.  Una cosita, empieza por no amparar parricidas xenófobas. Manos que no dais, ¿qué esperáis? ¿Delincuencia institucionalizada? ¿Irrumpir en los hogares repitiendo arriba las manitas?

Thomas Wolfe, comprobando en 1936 la persecución de las personas por sus razas o ideas que estaba desarrollando el nazismo, presintió que este horror había de llevar al mundo a una gran guerra. Xenofobia, cómo ahora.

Mediación: se pretende conseguir un pacto que satisfaga a todos, y ponga fin a la disputa o pugna, de modo que las partes tengan luego una buena relación, desde la plena igualdad.

Les invito a leer a Virginia Aguilera.

 

Compartir

 

-