J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Alberto González

Entonces, sienten o no sienten

Todas las personas que, como hago yo, vemos en los animales algo más que eso, un mero animal, podemos decir que estamos de enhorabuena, ya que según se ha publicado en numerosos medios de comunicación, el congreso ha reconocido por unanimidad que “los animales dejan de ser objetos y pasan a considerarse seres con sentimientos”.

Tras mi emoción inicial, ya que consideraba que por fin vivía en un país civilizado y maduro, he pensado, “¿y si leo la noticia?”

Pues bien, ¡SORPRESA! , se considera que tienen sentimientos, los que, no sé bien quién,  ha denominado “animales de compañía”, es decir, un perro siente dolor, pero un conejo, un jabalí o un toro no, a ver si vamos a pasarnos de progres.

Por cierto, espero que no se haya encargado un estudio a nadie para llegar a esta conclusión, solo hubiese bastado con preguntar a cualquier persona que trata habitualmente con animales.

Damos pasos, pero lo hacemos muy poco a poco.

En lo que a Alcañiz se refiere, la Ex Presidenta de la Comarca del Bajo Aragón, actual Vice-Presidenta, la señora Andreu, anunció el estudio de una serie de medidas para el control de los animales de compañía y la creación de una serie de zonas de esparcimiento para perros.

La verdad es que estoy bastante de acuerdo con muchas de las medidas, como la de multar por llevar suelto a los canes, por ejemplo, por la ribera del río.

Pero, si yo suelto a mi perro y un policía municipal me quiere multar por ello, ¿cómo va a vincular a ese animal conmigo? Imaginemos que, como ocurre en demasiadas ocasiones, el perro no lleva chip (es obligatorio) y, ante la posible multa, reniego de él y digo que no es mío.

¿No sería bueno tener desde el ayuntamiento un censo real de animales de compañía, en el que se plasmase el nombre del perro, gato… y el de su dueño? ¿Y así, por ende, conocer al responsable?

Conlleva trabajo, pero bueno, se supone que los mandatarios públicos están ahí por vocación, para ayudar al bienestar común.

Otra idea que propongo, además mucho más simple, sería que los medios de comunicación dejasen de anunciar la venta de cachorros de animales entre particulares, ya que además de ser inmoral la utilización de animales con fines lucrativos, es ilegal.

Pero, en fin, únicamente son un par de ideas de un amante de los animales, a nivel usuario.

Soy consciente de que es difícil convencer a personas que cuando te pones en contacto con ellas la primera respuesta que recibes es “a mí no me gustan los animales”.

 

Compartir

 

-