J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Marta Prades

Presupuestos

Para las recién llegadas a Política -sí, Política con mayúsculas-, ante las nuevas tareas que te vienen encima -tareas que desconoces, desde el reglamento y los procedimientos de las Cortes hasta la jerga, con las proposiciones no de ley, las enmiendas y las mociones-, los primeros pasos pueden asustar. Adaptarte a eso, a fin de cuentas, es fácil: con ganas y horas de trabajo puedes con ellas. Ahora bien, competir con la experiencia de muchos de los “compañeros” parlamentarios, algunos de ellos con más de 30 años en la vida política, da para un máster.

Estos días acaparan titulares los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Aragón, y no es para menos: es la Ley más importante que se tramita en las Cortes, es la Ley que debe dirigir todas las acciones que realiza el Gobierno durante un año. Tras un año y medio de legislatura, hemos comprobado cómo el Ejecutivo presenta unos presupuestos a principios de año que, tras el trabajo de los grupos parlamentarios para mejorarlos vía enmiendas, acaba desmontando a lo largo del año con las modificaciones presupuestarias.

En Aragón, el principal responsable de la elaboración y cumplimiento de estos presupuestos es el Consejero de Hacienda, el señor Fernando Gimeno. La primera acción que realizó al ser nombrado Consejero fue rescatar la deuda de Ibercaja en Expo Zaragoza y Plaza con 138 millones de euros de dinero público. Otra de sus “hazañas” consistió en, al poco de aprobar los Presupuestos de 2016 con los votos de Podemos Aragón, modificar el presupuesto para inyectar 23 millones de euros a la educación concertada, a costa de colegios, hospitales públicos y ayudas a la dependencia. Además, acordó en abril con los funcionarios y la oposición que pagaría la paga extra que se adeuda al personal funcionario desde 2012 y en diciembre reconoció que no cumpliria. Estos son solo algunos de sus poco honrosos hitos en su gestión al frente de las cuentas de todos los aragoneses.

En cuanto al área de Sanidad, de las 18 enmiendas que presentó Podemos solo se incluyeron once. Entre las que no se incluyeron había una que proponía incrementar en un millón más la financiación para el Hospital de Alcañiz. De las 11 que sí salieron adelante, solo se ha ejecutado una.

Así que aquí seguimos a vueltas con el hospital. Desde que se empezó a hablar de este proyecto, hemos comprobado que se han incumplido todos los plazos de adjudicación e inicio de las obras, lo que ha demorado injustificadamente la apertura del tercer sobre para realizar la licitación. De los 3,45 millones de euros presupuestados en 2016, no han ejecutado ni un solo euro. El Gobierno de Aragón aprobó dos compromisos de gasto plurianual, con sus correspondientes partidas presupuestarias a ejecutar hasta 2021. Cabe señalar que la orden de prórroga de presupuestos, en el artículo 4 dice que esta prórroga no afecta a los compromisos de gasto plurianual adquiridos en ejercicios anteriores; y que la posterior orden elaborada a instancia de Podemos proporciona, además, margen jurídico para poder avanzar con los trámites.

¿Porque no lo hacen? Porque, mientras corre el tiempo, Gimeno no realiza inversiones y cumple con el objetivo de déficit y con su amigo Montoro. En definitiva, le permite priorizar el mandato de austeridad frente a las garantías sanitarias para los bajoaragoneses; el 135 ante derechos básicos.

Si la Ley de Presupuestos es la norma más importante que se tramita en las Cortes de Aragón, debemos exigir que la cumplan. Por eso, desde Podemos trabajamos por la consecución de las máximas garantías políticas posibles que nos conduzcan a ejecutar efectivamente lo que se acuerda. Solo de este modo servirá de algo conseguir introducir en las cuentas dineros para dar el empujón definitivo al hospital. En manos de Gimeno, por nuestra experiencia, cualquier acuerdo podemos tomarlo como papel mojado.

Compartir

 

-