J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Eduardo Orrios
Jueves, 23 de Febrero de 2017 00:00

Jueves lardero

Aquí de toda la vida ha sido el choricer. Ya desde mi época de estudiante esperábamos con ansia este día. Quizá por entonces teníamos menos medios de comunicación, no existían las redes sociales, ni siquiera teníamos teléfonos móviles, pero os aseguro que nos poníamos de acuerdo para salir al campo a comer y merendar con la cuadrilla de amigos.

Al principio solíamos acudir al monolito, al torreón a pueyos,…  pero cuando ya íbamos pasando de los quince años lo que se llevaba era ir a la estanca. Algunos en moto y los que no, como era mi caso, en bicicleta o andando.

La diversión estaba asegurada con comidas o meriendas y como no la típica bolleta con chorizo. Jóvenes y no tan jóvenes disfrutábamos de un entorno magnífico. Muchas de las parejas actuales han salido de días de celebración como ese.

Reconozco que hoy en día me es mucho más cómodo celebrarlo con mis amigos en un masico que en un entorno como la estanca,  pero también se que nuestros hijos, como hicimos nosotros en nuestros días, prefieren salir al aire libre mezclando la tradición con la diversión y tener un día de fiesta en los que juntarse con los amigos al abrigo de una buena merienda.

En fechas como estas en las que salimos mayoritariamente al campo a disfrutar de un día de celebración casi siempre generamos una gran cantidad de basura, por ello hemos de concienciarnos de la importancia de mantener nuestro entorno de la misma manera que nos lo encontramos.

Hemos de aprender a disfrutar pero a la vez respetar el medio ambiente. Tenemos unos parajes privilegiados que no se merecen que nos dejemos allí nuestras basuras sino que lo que verdaderamente hemos de hacer es cuidarlo para que también las próximas generaciones puedan seguir disfrutando del jueves lardero.

 

Compartir

 

-