Banner
Banner

J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Lo que pasó el miércoles le sonó a mucha gente
Jueves, 02 de Marzo de 2017 00:00

Veloz como un rayo, un gato cruzó la plaza mientras se formaba el amplio corro de tamborileros que hacían ya sonar el Miércoles de Ceniza. Eran cerca de las ocho y media de la tarde de ayer, los feligreses acababan de salir de la misa y los alumnos de la Escuela de Tambores se dirigían, junto con vecinos particulares, a abarcar el ancho de la plaza de España.

Los tambores no comienzan a sonar juntos, hay quien comienza ya desde casa, nada más se cuelga el tambor. Se toca vestido de paisano los toques locales hasta que se decide que ya es hora de marchar a cenar.

El Miércoles de Ceniza es la señal de que ya hay permiso tradicional para tocar hasta que finalice la Semana Santa y también marca que quedan 40 días para que ésta comience.

Su nombre viene de las cenizas resultantes al quemar los ramos del pasado Domingo de Ramos.

Todos los domingos siguientes al Miércoles de Ceniza hay una cita con tambor y almuerzo, en torno al mediodía, en el Monumento al Tambor.

 

Compartir

 

 

-