J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Alcorisa. Restaurados seis palomares por su valor patrimonial y sentimental
Viernes, 10 de Marzo de 2017 00:00

El Ayuntamiento de Alcorisa ha invertido 20.000 euros de fondos propios para restaurar sus palomares, unas construcciones de la posguerra y que supusieron un medio de apoyo a la economía familiar, indican desde el consistorio, añadiendo que “forman parte del paisaje urbano de la localidad debido a que se encuentran situados en lo alto de la ladera de San Juan, en su cumbre y en la vertiente que baja hacia el Calvario”.

Se han restaurado seis de los ocho palomares, indican “dado que dos de ellos se encontraban muy deteriorados y ha habido que proceder a su derribo debido a la peligrosidad que suponía su estado”.

Debido a la ubicación de estos palomares, ha tenido que intervenir una empresa especializada en este tipo de trabajos en altura. El palomar más alto se encontraba en la ladera del camino del Calvario a más de 30 metros de altura, por lo que ha sido  necesario acceder para realizar estas obras con cuerdas y haciendo rapel, explicaron desde la empresa.

Los trabajos, que comenzaron el pasado mes de enero y que ya han finalizado, han consistido en la reconstrucción de la pared con mortero de cal “con el fin de preservar y ser fieles a los materiales que tenían. La mayoría de estos espacios son angostos y alargados de unos 7 ó 8 metros cuadrados, también hay dos de 20 metros cuadrados y, como curiosidad, se encuentra uno de 80 m2”, explican desde el consistorio.

Pese a que las restauraciones han concluido, desde el Ayuntamiento meditan la posibilidad de cerrar los espacios abiertos.

María Victoria Alloza, concejal de Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento de Alcorisa, consideró que era “muy interesante” conservar estas construcciones “por su carácter sentimental, dado que hemos convivido con este paisaje durante  más de medio siglo, así como con esta actuación se consigue también preservar el pasado de Alcorisa”.

Explican desde el Ayuntamiento que “los Palomares se construyeron en la posguerra con el fin de conseguir alimento, dado que contar con estas construcciones suponía el aprovechamiento de estas aves. El caldo de pichón era muy valorado como nutriente para ancianos y parturientas, debido a la escasez de alimentos en aquella época.

Los Palomares fueron construidos por sus vecinos aprovechando las oquedades de la roca arenisca a los que se accedía por unas sendas que ahora se encuentran muy deterioradas y por las que resulta difícil el acceso”.

 

Compartir

 

 

-