Banner

J!Analytics

Recibe las noticias en tu e-mail


Caspe. Simulan un robo con violencia en un salón de juegos
Jueves, 16 de Marzo de 2017 00:00

Fotografía: www.caspe.esFotografía: www.caspe.es

Tres personas están siendo investigadas por la Guardia Civil por simular, presuntamente, un robo con violencia en un establecimiento de Caspe.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Caspe inició una investigación tras el aviso de un robo con violencia e intimidación  el pasado 24 de octubre en un salón de juegos de esa localidad. Según el aviso, una empleada fue asaltada en el interior del local, tras su cierre, y se sustrajeron cerca de 14.000 euros de la recaudación.

La supuesta víctima declaró que esa noche dos hombres encapuchados y con gafas de sol entraron en el establecimiento y, tras amenazarla con un cuchillo, sustrajeron la recaudación que se guardaba en diferentes lugares: tras la barra de la cocina y en una oficina, en la que arrancaron de la pared y se llevaron la caja fuerte que contenía dinero en metálico.

El robo se comunicó de inmediato a la Guardia Civil, cuyos agentes inspeccionaron el lugar comprobando los daños causados para la sustracción de la recaudación y observaron que tanto la puerta de acceso al local como la de la oficina no habían sido forzadas a pesar de que ambas deberían estar cerradas con llave, según la información aportada por la responsable del establecimiento.

Los agentes tomaron declaración también a la responsable del establecimiento, visionaron cámaras de seguridad del local y realizaron numerosas gestiones sobre el entorno de la empleada asaltada aquella noche, obteniendo indicios y contradicciones en las declaraciones. De todo ello determinaron que podría tratarse de un caso de simulación de delito con la finalidad de obtener la recaudación.

Además, en días posteriores a la comisión del robo la Guardia Civil de Caspe recibió una denuncia por parte de los propietarios de una vivienda ubicada en la misma localidad, quienes declararon tener arrendada la misma a una mujer que llevaba varios meses sin pagar el alquiler y que los moradores de ese domicilio habían alterado el contador de electricidad, obteniendo, la luz sin contrato de suministro.

Estos hechos fueron verificados por un técnico y se anuló la corriente eléctrica, situación que motivó que los inquilinos “engancharan” después la luz directamente de la línea eléctrica del bloque.

La Guardia Civil comprobó que en esta vivienda, además de la arrendataria, vivía la empleada víctima del robo junto con otras personas. En noviembre, los propietarios que interpusieron la denuncia comunicaron a los agentes que los inquilinos habían abandonado el domicilio y que al examinar el interior observaron ciertos objetos que no eran suyos, solicitando a los agentes que los inspeccionaran.

Se trataba, entre otros, de un televisor de grandes dimensiones y una videoconsola, que fueron trasladados a dependencias oficiales para verificar su procedencia. También se localizó una bolsa con inscripciones que se correspondía plenamente con una de las sustraídas en el salón de juegos, la que contenía la recaudación.

Los agentes determinaron que la empleada del establecimiento y dos varones de su entorno planearon cómo llevar a cabo el robo de la recaudación. Para ello, la víctima les facilitaría información sobre el lugar donde se ubicaba el dinero, la manera de acceder al local para llevarlo a cabo con rapidez y el mejor día para perpetrarlo, cuando la recaudación era mayor.

La Guardia Civil localizó a los tres sospechosos en Caspe, entre el 8 y el 13 de marzo, que fueron investigados, no detenidos, por un presunto delito de simulación de delito y otro de defraudación del fluido eléctrico.

Se trata de una mujer y dos hombres de edades comprendidas entre los 20 y los 27 años, dos de ellos de nacionalidad española y uno marroquí. Los dos varones tenían antecedentes policiales.

La arrendataria de la vivienda también fue investigada por un presunto delito de defraudación del fluido eléctrico.

 

Compartir

 

 

-