J!Analytics

Buscar columnistas

Recibe las noticias en tu e-mail


Pilar Batanero

Engaños

El que más o el que menos, ha recogido tapones de plástico en casa para llevarlos a algún sitio donde nos cuentan que son utilizados para pagar tratamientos o investigaciones o sillas de ruedas o similares... de personas sin recursos y a los que la Seguridad Social ha "abandonado" porque tienen una enfermedad rara de esas que las tienen 10 personas en todo el mundo. Yo soy la primera que lo hago y seguiré haciéndolo, que quede claro, pero después de ver a este sinvergüenza que decía tener 2000 tumores y pedía ayuda para financiar su tratamiento... y se ha levantado el pollo más de 250.000 € no puedo dejar de pensar que somos tontos.

Nos engañan con un descaro... y nosotros, que nos creemos tan listos y solidarios, caemos una y otra vez en la trampa.

Ver como se reía el tipo este de los que, en principio, se solidarizaba con él, y decía que no necesitaba apoyo moral sino dinero... mientras su novia aplaudía y su madre bailaba, me ha revuelto el estómago.

La Seguridad Social tiene muchos defectos, pero cubre la mayoría de los tratamientos y trata la mayoría de las enfermedades. Yo entiendo que ha de ser duro saber que tu hijo, un niño al que adoras, como no podía ser de otra manera, está enfermo y tiene un mal pronóstico, y que estás dispuesto a ir donde sea y hacer lo que sea para intentar salvarlo, es del todo comprensible. Pero a veces la realidad es terca, y simplemente, por doloroso que nos resulte, la cosa no tiene remedio. No siempre se puede uno curar de una enfermedad, y eso, hay que asumirlo y digerirlo como se pueda, con ayuda de especialistas, e intentando que esa persona que queremos, termine su vida de la mejor manera posible. Si hay esperanzas en algún sitio, luchar por ella, pero tener el aplomo necesario para aceptar lo que es inevitable, cuando lo sea, y no estirar la "vida" de esa persona por encima de su sufrimiento, realizando costosos e inútiles tratamientos experimentales u operaciones.

Flaco favor hacen a la causa los impresentables padres de Nadia, el caradura de este tipo que comento, y alguno más

Compartir

 

-